El Rincón del Nómada

El Rincón del Nómada
La libre soledad del ermitaño es el terreno más fértil para que germine y florezca la creatividad. (Foto propia, julio 2014. Isleta del Moro, Almería)

martes, 29 de septiembre de 2015

Zorrilla o "zorrillas"

La evolución cultural de los hábitos y costumbres sociales ha provocado que el arquetipo machista del conquistador irresistible, representado por Don Juan Tenorio en el siglo XVI, se considere un símbolo trasnochado de criticable machismo y comportamiento masculino obsoleto y ¿perdido? cinco siglos después.

Sin embargo, resulta curioso y hasta paradójico observar que en la actualidad se ha elevado esa misma conducta a paradigma de modernidad y libertades casi "recomendables", cuando es una mujer la que desempeña el papel protagonista de seductora indiscriminada que acumula en su palmarés cada vez más muescas de conquistas fugaces talladas en la culata de las armas de su sensualidad.

¿Se ha pasado de los tiempos del serio Zorrilla al de las juguetonas "zorrillas"?

Puede que la respuesta se encuentre en las páginas la novela "El club de las amantes impacientes" de Diego Armario López que glosábamos recientemente en este mismo rincón. Al menos, a mí me ha sugerido la pregunta.

FRM [29/09/2015]

(Foto de archivo. Versión de "Don Juan Tenorio" en TVE)

Escribir y ser amable

Foto propia, desde mi ventana. "Esos días en los que tus lágrimas empapan mis alas..."

No soy escritor, soy un señor que escribe cosas —como matizó Paco Umbral en acertada y nada baladí diferenciación— y no siempre con buena letra, añado yo.

Escribo, porque mientras lo hago puedo corregir y nadie me interrumpe ni se desespera ni malinterpreta mis palabras cuando no encuentro las más acertadas. Lo vivo como un saludable ejercicio de descarga solitaria.

Me apropio la declaración de John Boyne: "Escribo porque me encantan las palabras. Escribo porque leo. Escribo porque siempre quiero saber qué ocurrirá a continuación."

Y hay días en que sólo espero el navajazo de un perro andaluz para ver esa continuación que las nubes escriben sobre la luna. Esos días en los que tus lágrimas empapan mis alas, impidiéndome alzar el vuelo. Esos días en los que polillas antropófagas te devoran las entrañas e intentas introducirlas en mi oído.

Te gustaba pero no te gusto, porque no te gusta que me guste gustar y crees que, para gustarte, debo dejar de gustarme... no es justo ese gusto que buscas entre disgustos, como un estresado perro de hortelano.

Aparta esa mente eyaculadora de semen negro y podrido que sólo engendra hijos deformes, crueles y parricidas. Perverso y destructivo amante lastrado con el eterno y estéril castigo de Sísifo que, en su ceguera, no se plantea otra opción que la de cargar siempre la misma piedra... una y otra vez, una y otra vez, una y otra vez... subida y caída por la ladera de una repetida, reiterada y monótona tortura existencial.

Sombras de la caverna mantienen tus dogmas y creencias. Atrévete a salir al sol, rompiendo las cadenas. Hay otra vida fuera. La realidad es la que tú te creas; la que tú puedes crearte.

Crear una realidad feliz y gratificante es una acción, no una reacción. Y nunca, jamás, se logra por la destrucción de otra ajena.

No juzguemos, no condenemos, no reprochemos, no critiquemos negativamente, no esperemos que otros "mejoren" o cambien, según nuestro subjetivo criterio. Intentemos únicamente mejorarnos nosotros mismos que bastante trabajo entraña.

Porque sólo serán amados quienes sean susceptibles de serlo; quienes sean literalmente amables.

FRM [29/06/2015]

lunes, 28 de septiembre de 2015

Nostalgia patosa

"Pato Donald", gouache sobre papel, 1957

En un arrebato de nostalgia romántica, me ha venido a la memoria lo primero que pinté, estrenando la utilización de gouache y pinceles y con la lógica torpeza propia de la edad y la inseguridad del primerizo.

Cuando hice este cuadrito, me faltaban tres meses para cumplir los 10 años y mi santa madre mantuvo toda su vida este "Donald", enmarcado y colgado en el que fue mi hogar de infancia, como si fuese la misma Gioconda. Gracias, mamá.

FRM [28/09/2015]

Matanza de inocentes

André Malby
Mi recordado maestro y amigo, André Malby, solía decir que "cuando un niño se muere al otro extremo del mundo, algo se muere dentro de uno mismo". Y así lo siento, ciertamente.

Porque, a pesar del dolor de conciencia, que me produce todo mal, daño o abuso, ocasionado por acción u omisión de esta deshumanizada Humanidad, me resulta particularmente insoportable el que reciben injusta e injustificadamente los seres más frágiles inocentes y bondadosos.

Reflexionando sobre ello por tristes noticias recientes, no he podido evitar el recuerdo simbólico de la leyenda neotestamentaria de "La Matanza de los Inocentes". Y ello ha trasladado mi memoria a una maravilla del románico que puede contemplar y admirar repetidamente hace algunos años, evocado en el pasado más inmediato por una de las noticias que periódicamente azotan las conciencias colectivas... hasta que cambian de canal para ver cualquier banalidad evasiva.

Foto propia. Capitel de "La Matanza de los Inocentes" en la ermita de Santa Cecilia de Aguilar de Campoo

Santa Cecilia, Aguilar de Campoo
Esta bella obra de orfebrería en piedra es una de las numerosas joyas que atesora el patrimonio del Arte Románico palentino. Se trata de un capitel de la pequeña ermita de Santa Cecilia, enclavada al pie del antiguo castillo medieval de la villa galletera de Aguilar de Campoo.

El asombrosamente minucioso y artístico trabajo de quien lo esculpió representa la bíblica matanza de los inocentes ordenada por Herodes, según la mítica leyenda cristiana.

Hoy lo traigo a este espacio como modesto homenaje, que justifica su temática, a las inocentes víctimas de la demente intolerancia fanática y criminal que ha cortado de cuajo la vida de casi 150 estudiantes de la Universidad de Garissa en Kenia.

Descansen en paz, con el más ferviente y utópico deseo de que sean los últimos mártires de esta locura delirante y colectiva.

FRM [05/04/2015]

Mi grabado medieval

Como ocurre con casi todas las formas de expresión artística, me apasionan los grabados medievales. Encuentro que tienen un encanto especial de obra artesanal de amanuenses y suelen contar historias congeladas con su bello lenguaje de imágenes como de cuento infantil.

Hablaba de este asunto con un amigo experto en la materia, cuando me vino a la memoria un ejercicio que realicé en estaño, como bajorelieve policromado con esmaltes que, a pesar de los daños sufridos con los años y de la baja calidad de la fotografía, aún conserva un cierto encanto.

Conservo un buen recuerdo de la época en que lo hice, por eso hoy lo cuelgo en este rincón para no perder su memoria.

FRM [28/04/215]

Reproducción de grabado medieval, bajorrelieve en estaño esmaltado, 1973

Mi torito

Foto propia de mi "torito"

A muchas de mis amigas les ha entrado una pasión muy justificada por la cerámica y me han hecho recordar una etapa de mi vida, hace algo más de treinta años, en la que yo viví una afición similar y dediqué largas, gratas y productivas horas al placer del modelado con arcilla y cerámica en frío.

La mayor parte de mis obras han ido quedando atrás en mis nómadas desplazamientos, aunque algunas están en poder de mis hijas. Por lo que a mí respecta, creo que la única que conservo con mucho cariño es la pieza de la foto que ilustra este recuerdo.

No descarto volver a mancharme las manos con esta agradable afición manual...

FRM [06/04/2015]

domingo, 27 de septiembre de 2015

Animal de compañía

Para un buen número de mujeres, el hombre es el único animal de compañía al que se le va perdiendo cariño con el paso del tiempo.

FRM [19/09/2015]

Con Clío, la amorosa perrita de mi nieta Daniela

Homenaje a una artista

Muestra de retratos de la obra "50 en tertulia" de Dolores Montijano

Con la publicación del texto que sigue, escrito el año pasado y publicado en facebook, completo mi homenaje y reconocimiento personal a la obra de la artista Dolores Montijano. Considero innesario subrayar mi cariño por la persona y la admiración que siento por tu trabajo, puesto que de ambos sentimientos sinceros están impregnadas mis letras.

Tenía pendiente el cumplimiento de una promesa para satisfacer gustoso el compromiso de comentar mi opinión sobre la obra artística de mi amiga Dolores Montijano, en justo y merecido reconocimiento a su generoso gesto previo hacia mí.

Y, en honor a la verdad más rigurosa, debo decir que me ha estado frenando la más absoluta y sincera timidez. El pudor inevitable de que una artista de su talla y experiencia valore mi criterio de simple "aprendiz de todo y maestro de nada", como diría mi madre.

Porque, con toda mi honestidad y sin la menor falsa modestia, no puedo concebir como alguien de su categoría me denomina "artista", sin que ello sea en absoluto ironía ni burla hacia mi persona. Cómo puede ser que una artista, ella sí, que acumula más de 300.000 entradas en los buscadores de Internet, debido a los justificados méritos de su trabajo, me conceda el honor de apreciarme como amigo y respetarme hasta ese inmerecido punto. Inmensa gratitud por tu amistad y cariño, Dolores.

Aprovechando estas evangélicas fechas, no puedo por menos que citar, como ejemplo de mis emociones, lo que supongo que sintieron los pobres discípulos del Cristo, cuando el Gran Nazareno se arrodilló a sus pies para lavárselos, dando muestras de una humildad sin límites. La diferencia es que Él lo hizo con carácter de ejemplar enseñanza y lo que Dolores me regala es parte de su naturaleza y grandeza de espíritu, tanto más gigantesco cuanto menos se vanagloria de sus propios méritos.

Si me emocionó la lectura de su libro "Diálogos con Marta", como ya expuse aquí, otro tanto puedo decir del deleite visual que los catálogos de sus obras me han producido, especialmente después de leer las dedicatorias personalizadas que ha tenido la gentileza entrañable de regalarme de su puño y letra, uno por uno, con paciencia monástica llena de sentimiento.

Que nadie piense, no obstante, que lo que antecede condiciona en absoluto mi opinión ante su obra, porque la cronología de lo descrito es inversa al orden con el que redacto esta nota. Es justamente el valor de la misma lo que ha causado en mí la reacción que torpemente trato de resumir.

Porque Dolores Montijano es una artista completa de las que merecen sobradamente los premios y reconocimientos que ya ha recibido y los que, sin duda, se han quedado por el camino.

Tanto es así que no sé con qué capítulo quedarme de su amplia, diversa y rica obra. Si me viese obligado a elegir una sola de sus creaciones, tendría un serio problema ante la riqueza y variedad de su obra, tanto pictórica como en artísticos grabados.

Esta gran mujer, mucho más grande por la pequeñez con la que se presenta a sí misma, es, ha sido y será (ojalá que por muchos años) hiperactiva y polifacética. Es una poetisa que escribe con pinceles, carboncillo, lápiz y buril, tan bien como pinta con palabras. Buena muestra de ello es su librito "33 textos y pretextos", auténtica "delicatessen" que combina bellas imágenes y versos sueltos, a modo de suaves reflexiones y pensamientos profundos.

Las mágicas texturas de sus cuadros, a medio camino entre la figuración onírica y la abstracción, nos trasladan a un mundo íntimo donde la belleza se hace drama y el drama belleza en un explosión incontrolable de color y vitalidad. El mensaje simbólico de sus "Damas de la Cuadra Dorada", sus "Cipreses en el jardín", sus nobles "Caballeros", o su "Columpio eterno", nos conducen con "Pisada Rota" por un camino iniciático al propio interior de la sensibilidad personal de la que se adueña irremediablemente. Óleos, acrílicos, polímeros, tierras y toda suerte de materiales, cobran vida en las manos de esta investigadora incansable que experimenta con todos los medios de expresión a su alcance, ampliando sus propios límites en una creación sin fronteras.

Sus grabados sobre zinc y metacrilato, no desmerecen la obra pictórica comentada e inabarcable con mis pobres y limitadas palabras. Hay cosas que sólo pueden ser sentidas para saborearlas en plenitud.

No me retracto de lo dicho acerca de la dificultad de elección entre su amplia y variada obra, pero si hay algo que me ha sorprendido, quizá por ser lo último que he degustado y por la gran originalidad de la muestra, es el contenido de sus "50 EN TERTULIA". Exposición que recopila una galería de retratos con los que Dolores Montijano ha querido rendir su homenaje particular a otros tantos protagonistas de las Artes y las Letras de su propia época. Sus amores, influencias intelectuales y amistad personal con algunos de los personajes, le han llevado a esta selección en la que si no están todos los que son, sin duda, son todos los que están. Para lograr el sorprendente y espectacular efecto que da vida a los protagonistas de esta muestra, Dolores ha elegido dos caminos, que la alejan a la clásica galería de retratos. De una parte, la artista ha optado por un formato de tamaño natural para sus cuadros que componen una instalación con vida propia, en la que cada pieza individual cobra un valor superior al permitir que el espectador pueda circular entre ellas, disfrutando de la singularidad del conjunto y superando la contemplación pasiva con una inevitable implicación. Por otro lado, la técnica pictórica utilizada denota una creatividad y atrevimiento nuevos y efectistas, al plasmar con estilo casi hiperrealista los rostros de los personajes, mientras que los cuerpos son una estilización icónica y casi serigráfica de colores y atuendos que refuerzan y subrayan la personalidad de los retratados. Un resultado magistral lleno de originalidad y fuerza expresiva.

Quedo tranquilo al cumplir con estas palabras mi compromiso, pero no cede en mí el desasosiego de la incapacidad de estar a la altura de describir lo que la obra de Dolores Montijano merece.

Tampoco dejaré de sentir nunca el mayor de los agradecimientos por el gesto que has tenido hacia mí, queridísima y admirada amiga.

Todo mi cariño y respeto, maestra.

FRM [16/04/2014]

Diálogo con Dolores Montijano

"Diálogos con Marta". Autora Dolores Montijano

Dolores Montijano
Hoy me ha sido confirmada una inquietante sospecha que tenía hace algún tiempo, desde que dejé de tener noticias de una querida y admirada amiga, gran artista y mejor persona, adornada por una humildad infrecuente, a pesar de su gran talento, y por la que siento un profundo respeto y mayor afecto. Me refiero a la excelente pintora Dolores Montijano que está atravesando un período de salud delicado. Con el deseo de que alguien cercano pueda hacerle llegar estas letras que deseo balsámicas en este momento, repito aquí y ahora la reseña de su libro "DIÁLOGOS CON MARTA" que tuvo la deferencia de regalarme dedicado, junto con una amplia colección de catálogos de su variada e interesante obra pictórica. Intenté corresponder a ese honor con este texto escrito en abril de 2014 y que le dediqué en la red facebook donde la descubrí y entablamos sincera y duradera amistad.

A pesar de mis idas y venidas, he terminado de leer el libro “DIÁLOGOS CON MARTA”, cuya autora es mi querida amiga Dolores Montijano, a la que nunca podré corresponder suficientemente al gesto de su generoso regalo y conmovedora dedicatoria.

Dolores pintando
He dicho “leer” y debería haber utilizado el verbo “sentir”, porque pocas veces un libro me ha provocado emociones tan cercanas e intensas. Tan íntimas.

Le prometí una opinión sincera y eso intentaré expresar, aunque carezco de su talento para pintar con palabras. Porque eso es lo que Dolores sabe hacer como pocos, pintar. Pintora es y, como tal, pinta con palabras y narra historias con sus pinceles.

¿Por qué expreso mi opinión en público? Porque creo que es el mínimo tributo que merece la humildad y modestia de esa gran persona y artista que es Dolores Montijano. Tanto es así, que su discreta actitud autocrítica ha sido la primera semilla de mi sorpresa inicial que, poco a poco, ha ido creciendo como la mágica planta sembrada por Marta, regada por las letras de algo que tiene forma de libro, pero es mucho más que eso.

En mi humilde opinión, más que un libro es un corazón abierto que, en vez de páginas, contiene emociones palpitantes. Porque todos los libros cuentan historias, algunas muy emocionantes; pero éste transmite sentimientos, sueños y recuerdos en estado puro. Entre las páginas, la autora abre las puertas de su alma de par en par. Con un lenguaje intimista, preñado de bellas y poéticas metáforas, arrastra al lector a una deliciosa cercanía llena de matices y riqueza de detalles.

Los “Diálogos con Marta” pronto se convierten en un diálogo con el lector, lleno de afectuosa y sincera complicidad.

Es, sin duda alguna, un libro diferente. Un ejercicio de pudoroso “streap tease” emocional, en el que el alma de la autora se despoja lentamente de los ropajes superficiales hasta mostrarse desnuda en todo su hermoso esplendor.

Querida amiga Dolores, me ha encantado. Ignoro si has escrito algo más, pero si no es así, deberías hacerlo… para Marta y todos los que te queremos.

Muchísimas gracias y un beso enorme con mi admiración que se extiende a tu obra pictórica de la que hablaré en otro merecido momento.

FRM [09/04/2014]

Nubes negras

Foto propia, desde mi ventana

En el cielo que cobija nuestra vida, es inevitable la aparición periódica de densos nubarrones negros que nos llenan de tristeza al devorar la luz y el calor deseables en la existencia. En nuestra humana debilidad, olvidamos que es un hecho ajeno a nuestra voluntad y, en consecuencia, fuera de control.

Es, precisamente en esos oscuros momentos, cuando más debemos recordar que lo que sí depende de cada cual es la actitud con la que se enfrenta a tales situaciones; sin olvidar que, tras los nubarrones, luce el sol cálido y confortante del cariño y la amistad, cuya visión, aunque sea lejana, hace más llevadera y esperanzadora la etapa sombría.

No olvides ni renuncies nunca a esa luz y calor.

FRM [26/09/2015]

sábado, 26 de septiembre de 2015

Solitario pero no solo

Foto propia, paseando lejos de mi ventana

Mientras haya alguien cercano y así lo sienta; no importa a cuantos kilómetros se encuentre.

Mientras exista quien me quiera, me valore, me respete y aprecie, me ame o me desee; esté donde esté.

Mientras comparta con otra persona el inmenso amor desinteresado y recíproco de la sincera y auténtica unión y amistad.

Mientras pueda seguir teniendo y sintiendo algo de eso, esté conmigo y me llegue al alma en la distancia o me llene la piel en la cercana proximidad...

Nunca, jamás, nadaré solo en las aguas cálidas de mi libre soledad.

FRM [26/09/2015]

viernes, 25 de septiembre de 2015

Lava en cielo y alma

Foto propia, desde mi ventana

Mareas de lava incandescente
invaden mi cielo inclemente
ante la humana pequeñez
que se doblega sin altivez,
subyugada por la grandeza
de la Madre Naturaleza.

Metáfora de mi interior
cuando estalla en el ardor
de imaginarte loca
bajo los besos de mi boca.
Esa es la mejor fantasía,
soñar con que eres mía.

FRM [25/09/2014]

Cielos de Madrid

Foto propia filtrada. Paseando por Madrid

En los cielos de Madrid
se yergue poderosa
una recia carroza.

Cuatro corceles vuelan,
firmeza del auriga,
mano firme de adalid,
galopando sin miedo
en los cielos de Madrid.

Son cielos velazqueños
por los que siempre flotan
bellas nubes de sueños.

FRM [25/09/2015]

jueves, 24 de septiembre de 2015

Viaje al origen

FRM, 1972. Un año determinante en mi biografía

Pienso que hay ocasiones en las que es muy recomendable viajar al pasado. En esa dimensión temporal que coexiste con el presente, se encuentran muchas de las claves que pueden ayudarnos para un mejor futuro. Sólo hay que aprender a localizarlas y concederles la importancia debida.

FRM [24/09/2015]

Sólo por hoy

Ya han pasado 21 años desde que "casualmente" me encontré con Reiki. ¿O quizá fue Reiki quien me encontró a mí?

Fuese como fuese, varios años después, superados tabúes, prejuicios y escepticismo, me reencontré con esta sabiduría ancestral y fui iniciado en la Reiki Alliance International, convirtiéndome en Terapeuta Reiki.

Hoy, más que nunca, necesito y deseo recordar para mí, así como para transmitirlo a todo el que los desee aplicar, los cinco principios o preceptos del maestro fundador Mikao Usui, con los que él recomendó comprometerse a diario para mantener elevado el nivel de vibración energética y de fuerza interior. Sólo por hoy...

Sólo por hoy no me encolerizaré ni estaré enfadado.
Sólo por hoy no estaré preocupado.
Sólo por hoy agradeceré la vida y sus muchas bendiciones.
Sólo por hoy realizaré mi trabajo feliz y honestamente.
Sólo por hoy seré amable y respetaré a todos los seres vivos.


Y así, día a día, no representa un esfuerzo arduo y llega a convertirse en el hábito de una forma de vida permanente con resultados asombrosos en los tiempos convulsos que nos ha tocado vivir.

FRM [03/05/2015]

Foto tomada durante el rodaje de un vídeo documental sobre Reiki, 1994

Vida ancha

Ya que la vida es corta, más cada minuto que pasa, me he propuesto hacerla ancha.

No permitir que se me escape ningún momento agradable ni oportunidad gratificante. Prefiero arriesgarme a arrepentirme de lo que no hice. Porque, como dijo Cervantes, en boca de Don Quijote:

"El que no sabe gozar de la aventura cuando le llega, amigo Sancho, no se ha de quejar cuando se le pasa."

FRM [23/09/2015]

Foto propia, paseando entre tus jardines

Ser feliz

Ocupado en el camino
 
Me extenué preocupándome por hacer lo posible para ser feliz...

Ahora lo soy, porque me ocupo de hacerlo posible.

FRM [24/09/2013]

miércoles, 23 de septiembre de 2015

Cielo e infierno

Foto propia, hoy desde mi ventana

En la primera noche de este otoño recién estrenado, el cielo se ha fundido iconográficamente con el infierno, como si se tratase de una metáfora de los sentimientos apasionados que transportan el corazón humano de un estado a otro.

Así sobrevive la Humanidad, en constante amalgama del goce celestial con el padecimiento infernal.

FRM [23/09/2015]

Causa y efecto

En ese ámbito de la limitada percepción sensorial que habitualmente definimos como "realidad", todo acontecimiento tiene una causa y todo agente causal produce un efecto consecuente.

La única alteración de este equilibrio en constante interacción, la producen los sucesos para los que no disponemos de causa conocida ni explicación aparente. Para ellos hemos inventado la fortuita y azarosa "casualidad", cuya figura nos tranquiliza frente a las causas que se escapan a nuestro esquema de comprensión consciente y a lo que perciben los sentidos, toda vez que el papel de una divinidad responsable pierde protagonismo en las creencias de una fe social desgastada.

Causas y efectos. Efectos y causas. Siempre presentes, sobre todo en las disonancias que se producen en las relaciones humanas. Aunque la percepción subjetiva de cuándo algo es lo uno o lo otro, depende con frecuencia del lado del observador y de si es sujeto u objeto de la oración.

En lo que depende de cada uno, conviene ser responsable de las causas para no sentirse culpable de los efectos ni sufrir por sus consecuencias.

FRM [23/09/2015]

(Foto de archivo)

Desbandada alada

Foto propia, desde mi ventana.

No hay nada mejor que el vuelo, cuando se nubla el cielo y no es acogedor el suelo.

FRM [23/09/2015]

Destacar

No es preciso aparentar lo que no se es. Cada uno posee sus propias características para destacar...

FRM [10/05/2015]

Foto propia, paseando bajo mi ventana en el crepúsculo

El Papa bueno

Retrato de Juan XXIII, grafito sobre papel, 1964

Corría el mes de mayo del año 1964 y yo, más niño que adolescente, sentía una especial admiración y respeto por la popular figura del que fue llamado en su día "el Papa bueno", Juan XXIII.

Armado de mi lápiz que afilé con cariño y dedicación, tomé un papel cualquiera que el tiempo ha arrugado, y le rendí este humilde homenaje que hoy comparto con los amigos que visitan este rincón.

FRM [15/05/2015]

Seducción y frivolidad

Tarde o temprano, para un olfato bien entrenado, el aroma de la frivolidad egocéntrica es inconfundible y se percibe fácilmente a través de las diferentes apariencias bajo las que se intenta disfrazar.

Si te cruzas con su fragancia y te ofrece sus frutos, disfruta el momento y déjate seducir. Su hedonista goce coyuntural será placentero y hasta gratificante.

Pero hay que ser muy prudente, puesto que, si no se detecta y reconoce a tiempo, si no se controla, puede resultar extremadamente embriagador y producir estados alterados de conciencia de consecuencias psicoactivas y emocionales muy tóxicas y devastadoras.

"Cuando miras largo tiempo a un abismo, el abismo también mira dentro de ti." 
(Friedrich Wilhelm Nietzsche)

FRM [23/09/2015]

(Foto de archivo)

martes, 22 de septiembre de 2015

Pradera de relaciones

Foto propia, paseando bajo mi ventana

Miro esta fotografía y pienso que es una excelente metáfora de la red social facebook.

La gran pradera natural que rodea mi casa y por la que transito en mis diarios paseos, contiene multitud de elementos vivos que configuran su esencia y potencias.

Aquí conviven, en armónica y equilibrada combinación, verdes y dúctiles espigas que se cimbrean con la brisa; incómodas piedras ocultas con las que se puede tropezar; traicioneras yerbas espinosas; insectos inocuos, laboriosos y simpáticos; otros más peligrosos por venenosos; y, dominándolo todo, llenando el verano de belleza y color, las dulces y rojas amapolas. Cientos, miles de ellas. Sencillas, sensibles, ruborosas, frágiles pero resistentes. Esas que atraen y fascinan la mirada que se recrea en su presencia y compañía... Como las personas con las que disfruto relacionándome.

Como muestra la imagen, las hay muy próximas, cercanas y más lejanas. Algunas, incluso borrosamente desenfocadas por la distancia y otras... Otras que, sin saber muy bien por qué motivo, captan más la atención, se perciben como especiales y destacan nítidamente en ese hermoso primer plano favorito y favorecedor... Aunque pueda ser magia temporal o hallazgo permanente. Sin embargo, todas forman parte insustituible del paisaje. Todas parecen iguales, pero todas son diferentes y cada una tiene su particular encanto... como las buenas personas.

El resto, lo invisible, lo oculto y menos grato, no cuenta. A mí, al menos, me es indiferente. Sólo me interesa lo bello, lo que me enriquece y me hace sentir feliz y en deseable compañía renovada.

Y eso es lo que veo. Eso capta mi mirada y agradece mi alma. Gracias, amigos.

FRM [19/05/2015]

Al alba

Con el alba, el canto del gallo en el horizonte
apartó el negro y cálido manto
que cubría sus cuerpos desnudos y exhaustos.

FRM [15/06/2015]

Obra del pintor Serge Marshennikov

Retrospectiva

Foto propia, conduciendo hacia la Cueva de los Franceses. Revilla de Pomar

Aunque sea en el espejo retrovisor de la vida, hay personas y lugares que siempre están visibles en la memoria de nuestros corazones.

FRM [29/12/2010]

Errores

Equivocarse es un rasgo humano, comprensible y aceptable. Persistir en el error es inadmisible y evidencia un mediocre orgullo y soberbia estéril.

Aceptar el error es sabio, pedagógico y engrandecedor. Tomar conciencia y enmendarlo es noble, valiente y favorece el crecimiento interior y la empatía.

En el ámbito de dos dimensiones, el camino más corto entre dos puntos siempre es la línea recta. Por eso, aunque amo las curvas, siempre procuro obrar con rectitud... Aunque cometa errores que lamento e intento reparar.

FRM [17/10/2013]

(Foto de archivo)

Diciembre

Foto de mi amigo Juan Pedro Vázquez

Caen las hojas del calendario
como gotas amarillas y secas
lloviendo sobre mojado.

Metáfora de sueños ajados
que siembran de dudas
la esperanza acariciada.

Se consume septiembre
y me acerca a un paso
de otro diciembre triste
que pone fin, frío y solitario,
a un año más... otro otoño.

Mes de la puerta de Jano
cargado de luces paganas
que se han santificado.
Cruje la melancolía
en el alma enlatada y fría.

Camino entre extraños,
ajeno a su impuesta alegría
que es más algarabía
de bolsas endeudadas
en templos de mercancías.

Sólo deseo el íntimo calor
que puede aportar un regalo,
en la añoranza encarnado,
con mis dos manos abiertas,
a otras inciertas y... esperadas.

FRM [22/09/2015]

Carmen Balcells

Carmen Balcells, siempre al pie del cañón

Hoy ha muerto Carmen Balcells. Nos ha dejado un verdadero mito del mundo editorial en el que batallé en una época de mi vida, durante la que determinadas circunstancias me confrontaron con la fuerza e inteligencia de esa pequeña gran mujer.

Es cierto que causas ajenas a nuestras respectivas voluntades nos convirtieron en cordiales adversarios en un litigio que, en realidad, no le concernía profesionalmente, pero en el que se inmiscuyó por la prepotencia bien ganada de su personalidad y por la interesada amistad con algunos directivos del potente grupo editorial Berstermann que hoy no existe como entonces en España.

Sin embargo, puedo afirmar por mi parte y por el reconocimiento que tuve por la suya, que, al margen de ello, nuestra relación fue cordial y de gran respeto mutuo. El respeto que otorga el reconocimiento recíproco de la energía e inteligencia del oponente y la capacidad de resistencia dialéctica en prolongadas discusiones.

Carmen Balcells ocuparía un lugar destacado en uno de los capítulos de unas memorias que probablemente nunca escribiré, pero que llevaría justificadamente el título de "David volvió a ganar a Goliat".

Deseo que mi despedida contenga un respetuoso recuerdo, no exento de afecto y reconocimiento por su gran  labor profesional .

Descanse en paz esta guerrera incansable.

FRM [21/09/2015]

lunes, 21 de septiembre de 2015

Prudencia

Tuve que frenar bruscamente. La repentina y espesa niebla que cubrió tus curvas, me impedía ver con claridad la ruta, el paisaje y el destino.

FRM [21/09/2015]

(Foto de banco de imágenes)

Razón e ilusión

Mientras espero que mi ilusión se haga razón, convierto mi razón en ilusión.

FRM [18/09/2015]

(Foto de archivo que agradezco a Ton Auquer)

25.000 visitas

Casi no lo puedo creer, mi querido "Rincón del nómada" ya ha recibido la, para mí desmesurada y sorprendente, visita número 25.000.

Cifra redonda que me llena de alegría, puesto que evidencia que se han logrado cumplir los dos objetivos con los que fue concebido y nació. Ser un tranquilo y relajado refugio para mis soledades más creativas, así como un lugar acogedor para todos los amigos que deseen visitarme aquí y disfrutar conmigo de todo lo que yo disfruto.

Mi agradecimiento más sincero a todos los que lo habéis hecho posible. Porque vuestro es el mérito del logro que testimonia el marcador de visitas. Mis aportaciones serían una siembra placentera pero estéril, si no recogiese la cosecha del reconocimiento que vuestro seguimiento y presencia demuestran.

Gracias, gracias, gracias... de todo corazón.

Y, a mi sincero agradecimiento, añado la petición de dos favores...

No te prives de hacer comentarios, no es complicado y te garantizo que respondo a todos en una interacción muy gratificante.

El segundo es que, cuando te guste algo, lo expreses "pinchando" en el botoncito rojo de abajo que hay al final de cada entrada e identificado "G+1". Con ello, contribuirás a aumentar en Google la presencia de mi querido rincón para que acudan a visitarme muchos más amigos.

Nuevamente, mi gratitud envuelta en besos y abrazos para todos.

FRM [21/09/2015]

Foto propia. Entre todos se propaga... Gracias

Comunicación

Disponemos de tantos medios de comunicación que hemos conseguido que los silencios queden sin coartada y digan más que mil palabras.

FRM [19/09/2015]

(Foto de banco de imágenes)

Bocas de incendio

Existen dos tipos de bocas rojas...

Las que esperan para apagar el fuego y las que se esperan para inflamarlo.

FRM [21/09/2015]

(Foto de banco de imágenes)

domingo, 20 de septiembre de 2015

Dentro

No existen el tiempo, la distancia ni la soledad cuando te siento muy dentro de mí, mientras deseo estar dentro de ti.

FRM [21/07/2015]

(Foto de archivo. DUONGQUÓCDINH)

Sentir y hacer sentir


El nómada "repostando" en la madrileña Cuesta de Moyano. Foto de Pilar Cuenca

Cuando leas en voz alta,
cuando recites para alguien querido,
cuando hables sobre algo,
cuando escribas lo que piensas...
Siéntelo y vívelo profunda, intensa... exageradamente.

Haz que las palabras acaricien, sonrían, lloren de pena o alegría...
Pero nunca, jamás, caigas en la aburrida monotonía.
Sólo así harás sentir y vivir el mensaje
a quien pueda y quiera recibir
la mágica vibración de tu palabra.

FRM [20/09/2015]

(Dedicado especialmente a todas las mujeres que alguna vez han disfrutado oyendo mi voz)

sábado, 19 de septiembre de 2015

El club de las amantes impacientes

Portada del libro reseñado. Editorial Arcopress SL, 2015

"El sexo sin amor es una experiencia vacía.
Pero como experiencia vacía es una de las mejores".

Woody Allen


Con esta frase de Woody Allen se abre la novela de Diego Armario López que he disfrutado recientemente...

Estoy en deuda con mi amigo Diego Armario López. Doblemente, porque hace tiempo que empecé a escribir estas líneas que le prometí y por el buen rato que he pasado, y tengo que agradecerle, con la lectura de su última novela "El club de las amantes impacientes", a la que me acerqué con la curiosidad de quien sólo conocía y admiraba al autor en su faceta de periodista.

En esta obra, Diego Armario nos pone en contacto con Adolfo, el protagonista de la novela, y debo decir que puede ser un descubrimiento apasionante, siempre que el lector esté decidido a bucear en el viscoso líquido, mezcla de fluidos orgánicos y alcohol, en el que la frustrada personalidad de Adolfo está sumergida.

Diego Armario López
Porque "El club de las amantes impacientes" es, en mi opinión, mucho más que una novela erótica o de sexo, aunque de ambas cosas tiene mucho y explícitamente descrito, con un lenguaje impúdico y de soez intimidad, descarnado y húmedo, para mejor describir las humedades carnales. La historia, narrada en clave de autobiografía ficcionada y friccionada, contiene un rosario de personajes interesantísimos, desde el propio escritor que la protagoniza, hasta Emma, la estresante y cerebral editora proxeneta de autores que acepta prostituirse, pagando con sexo la obtención de otro sexo.

Adolfo es un escritor aceptablemente bueno que atraviesa uno de los peores momentos de su vida. En plena crisis sentimental de desamor y autodesprecio, se ve impelido a aceptar, con repugnancia y acuciado por su necesidad económica, la exigencia del encargo de escribir una novela basada en su intensa y extensa vida sexual con multitud de amantes de toda índole, y con la condición ineludible de que se reencuentre con ellas y narre la experiencia previa y la del nuevo encuentro.

No sé lo que sentirán otros lectores. Puede que muchos y muchas se queden en la superficie del pasatiempo excitante de la sexualidad desenfrenada que contiene. Y no es poco. Pero, para mí ha sido un recorrido por los pliegues de mi existencia, en el que he conocido y reconocido a muchos de los personajes en lo que tienen de esencia fundamental, más allá de las ficciones de sus anécdotas literarias exigidas por el guión que Diego Armario teje y desarrolla brillantemente.

El propio Adolfo contiene mucho de lo que todos, o algunos, hemos sentido alguna vez; aunque, desde luego, tiene o ha tenido mucho más de lo que algunos hemos tenido, pero bastante o demasiado de lo que nos han hecho ser o sentir.

Viajando entre las páginas del libro he reconocido a Patxi, guitarrista no vasco de la banda que actúa en un bar de copas con su grupo de músicos y que, como Diego describe: "Tenían todo el aspecto de haber recorrido miles de kilómetros de garito en garito, bebiendo, fumando y follando de mala manera todo lo que habían encontrado en el camino. Eran la viva imagen de unos viejos que aún se creían adolescentes porque seguían viviendo sin más compromiso que el de llegar al día siguiente, y volver a empezar." (pág. 12).

En el mismo local me he reencontrado con Eva, paradigma de la puta que ejerce el viejo oficio por necesidad económica para alimentar a su hijo, careciendo del alma de puta que poseen muchas que sólo cobran en ajenas emociones frustradas para alimentar a su ego.

He sonreído con ternura al evocar la amistad sincera y llena de afecto que ofrece Lourdes, agente literaria de Adolfo, que se nos presenta como lesbiana para acentuar más la axesualidad de sus auténticos sentimientos hacia el protagonista, al que desea ayudar por encima de intereses económicos y profesionales.

Impagable el reconocible personaje de Miguelón, ex fotógrafo y propietario del bar de Lavapiés, "en el que se intercambiaba de todo lo que oliese a libertad de pensamiento y creación [...] tenía pelo largo y blanco, mirada cansada, voz grave, hablar dudoso y esperanza limitada; venía de batallas perdidas y amores desengañados, pero se había agarrado a una tabla de salvación al hacer de aquel espacio un lugar en que se se escuchaban palabras sin nombre, sonaban blues y música country, y se proyectaban las fotos que, a lo largo de su vida, había tirado con una Nikon..." (pág. 92).

Miguelón, con sabiduría existencial, le suelta a Adolfo, mientras éste se baña en copas, una sentencia que hay que leer despacio: "-Aunque huyas, siempre serás lo que eres: un jodido escritor, o un poeta, o un músico, porque a tu edad no puedes inventarte una nueva vida." (pág. 101).

No es menos interesante el personaje del psiquiatra Pablo Pastoriza; el honesto doctor que acaba siendo ayudado por el paciente al que tiene que ayudar, porque realmente ambos lo necesitan. Y que Adolfo necesita mucha ayuda, lo demuestra la frustración contenida en su frase autodestructiva: "La vida [...] es una puta mierda, porque sólo merece la pena luchar por lo que nunca se consigue." (pág. 105).

El abanico de mujeres que componen el club de Adolfo sólo tienen en común las relaciones sexuales con el protagonista que, en ese aspecto, resulta un envidiable ejemplar de semental inagotable e insaciable. Por lo demás, poseen también una gran riqueza de matices y peculiaridades que las hace protagonistas de interesantes y muy distintas experiencias vitales, algunas con tintes de dramatismo sorprendentes que no voy a desvelar aquí. Sí subrayaré algo que hace mucho descubrí y la novela confirma, los hombres no "ligamos" nunca, son ellas las que siempre deciden a quién, cómo y cuándo cazar, así como cuándo abandonar la presa tomada.

De todas, me han dejado un recuerdo especialmente grato dos de ellas, con las que precisamente no llega a acostarse el protagonista. Ruth que le dice a Adolfo lo mejor que puede escuchar cuando se reencuentran: "-Tú sí que eres especial! [...] Eres buena gente en un mundo en el que hay demasiados bichos." (pág. 230). Y Soledad, la mujer cuyo nombre no me parece casual, y a la que hace descubrir aspectos ignorados de sí misma al sentir un enorme placer sexual sólo con la descripción de supuestos sueños imaginarios tenidos por ella y escritos por él.

Para rematar el perfil del personaje de escritor maldito de Adolfo, me quedo con dos citas que le definen al margen de la mala opinión que él tiene sobre sí mismo. Una es de Emma, la voraz editora. Y la otra es del psiquiatra citado.

Emma le dice: "-No me extraña que le hayas gustado a tantas mujeres. Eres un cabronazo maravilloso y singular, pero lo que más me atrae de ti es que tengas sentimientos y, a veces, parezcas frágil porque chulos indecentes, hay muchos en el mercado pero gente que seduzca, ame y sufra, y además merezca la pena, no hay tantos." (pág. 113).

En otro momento, Pablo le tiende una mano liberadora: "-Tú tienes una historia que merece ser contada y además te acompaña la suerte de poder hacerlo porque sabes escribir y trasladar sentimientos al papel. No eres tan mala persona como te han hecho creer. Has hecho felices a muchas mujeres y eso es un motivo para que te sientas bien." (pág. 241).

Finalmente, creo llegado el momento de dar por terminada esta reseña, citando unas palabras muy apropiadas del propio libro: "Irse a tiempo o saber decir adiós en el momento preciso es la garantía indispensable para evitar que se pudran los sentimientos y conviertan el amor en odio o rencor." (pag. 275)

Gracias, Diego Armario. Espero que disculpes que haya escrito mi opinión sin mencionar pollas, coños, culos, clítoris ni exaltaciones erotico-festivas varias, que bien están donde tú las has colocado en tu amena novela.

FRM [19/09/2015]

viernes, 18 de septiembre de 2015

Perdido

En tu alma, el misterio.
En tu boca, el sabor del cielo.
En tus pechos, la tentación.
En tus piernas, el camino.
Entre ellas, el deseo.
En tu corazón... me pierdo.

FRM [17/09/2015]

(Foto de archivo)

jueves, 17 de septiembre de 2015

Cosas de estrellas

No es verdad que las estrellas fugaces concedan los deseos. Siempre les he pedido que se quedaran conmigo... Y no.

FRM [17/09/2015]

Estrella fugaz (Rick Scott y Jee Orman)

Desvirtualizando

Una sorpresa intuida, el aroma de una fragancia, una mirada, una sonrisa, una voz, el contacto de un espontáneo abrazo...

Pequeñas y breves vivencias que pueden construir grandes y gratos recuerdos, compartidos, inolvidables y siempre cercanos.

FRM [06/09/2015]

La luz de una sonrisa amiga

miércoles, 16 de septiembre de 2015

De bordes y bastardos

Burdel de la antigua Roma (Imagen de archivo)

En más de una ocasión he confesado mi curiosidad insaciable por bucear en el origen etimológico de las palabras de uso cotidiano, en cuyas raíces genéticas se encuentra la mayor riqueza conceptual que ayuda a comprender su uso y más acertadas aplicaciones. A veces lo busco e investigo, y otras me salen al paso, como en el caso reciente que comento a continuación.

No hace mucho, repasando el libro "Erotismo en la historia" de Carlos Fisas, descubrí esta cita del autor: "La palabra burdel, según Corominas, se deriva del catalán "bordell", y éste de "bord", bastardo. Burdel significaría, pues, el lugar en donde se engendraban bastardos."

Inmediatamente, pensé si podría estar ahí el origen del uso actual de la palabra "borde" como insulto despectivo o calificación de alguien poco grato o amable.

Es muy posible, porque el catalán "bord" deriva del latín burdo, que significa “mulo”; es decir, un caballo degenerado, mestizo, bastardo de asno y yegua (lo contrario es un burdégano, fruto del cruce entre caballo y asna). Burdo pasó a significar lo rústico, tosco, zafio, y ese es el sentido que también heredó nuestro insultante borde. Asimismo, homófono del adjetivo que, además de hijo ilegítimo, tiene la acepción polisémica en la RAE de esquinado, impertinente, antipático, para la que se utiliza en el presente. Tal vez, porque al final todos los "bordes" nos parecen un poco o un mucho "hijos de puta".

FRM[23/03/2015]

martes, 15 de septiembre de 2015

Independencia

Foto propia, paseando bajo mi ventana

Quiero ser independiente
de patrias, banderas
y sentimientos hirientes.

Independiente
de los que me ven distinto
y se creen diferentes.

Independiente
de los que limitan el suelo
en vez de mirar al cielo.

Independiente
de quien se atribuye el derecho
de otorgar los propios y ajenos.

Independiente
de los que no tienden
su mano a otros seres humanos.

Independiente
de los que usan la lengua
para agredir sin tregua.

Independiente
de quienes quieren dinero efectivo
mejor que una sonrisa afectiva.

Independiente
de los que no se comunican
con miradas de ternura.

Independiente
de los que no comprenden
que la amistad es amor que perdura.

Independiente
de los que escuchan a espantajos
y no oyen a los pájaros.

Independiente
de los que inflaman con soflamas
más devastadoras que las llamas.

Independiente
de los que son tan brutales
que no respetan los animales.

Independiente
de quienes llaman cultura
a crueles torturas.

Independiente
de quienes usan el furor
en vez de hacer el amor.

Independiente
de armamentos y violentos
todos de sangre sedientos.

Independiente
de rencores irreverentes
y pasiones intransigentes.

Independiente
de la frialdad de esos días
en los que no hay arte ni poesía.

Sí. Con el alma y la mente,
despejadas y conscientes,
me declaro independiente.

FRM [15/09/2015]

sábado, 12 de septiembre de 2015

El "Xerigot"

Uno de los mejores amigos que tuve en mi etapa barcelonesa fue Toni Royo.

En aquellas fechas ya lejanas, Toni era todo un personaje al que había conocido previamente en Madrid, cuando trabajaba en una empresa de investigación motivacional del consumo, aplicada a la comunicación publicitaria. Cómoda y bien remunerada actividad que abandonó sin dudarlo un buen día para seguir el camino de su vocación de buen gourmet y afición a la cocina.

Lo reencontré en su pequeño, familiar y coqueto restaurante "La Gallina Constipada" de la calle Obispo Sivilla de la ciudad condal. Allí disfruté de buena mesa e inmejorables tertulias con el propio Toni, su mujer Nuria y los amigos —que no clientes— de ambos que, poco a poco, fuimos formando un grupo de reunión periódica y muy enriquecedora gastronómica, lúdica e intelectualmente. Allí conocí e hice amistad con poetas, escritores, diseñadores, pintores, filósofos, editores, anarcohumanistas... y hasta un antiguo miembro de "Els setze jutges". En fin, una fauna heterogénea, entrañable e inolvidable que garantizaba las más nutritivas tertulias, a sumar a las delicias de la carta.

Avatares del destino llevaron al cierre de "La Gallina", con la consecuencia de que el bueno de Toni abrió otro local, no menos delicioso, en el Pasaje de José Llovera, por fortuna junto a Travesera de Gracia y a menos de 200 metros de mi despacho profesional, situado entonces en Balmes esquina a La Granada. Con ello, las cenas se ampliaron a varias y asiduas comidas.

El nuevo local, especializado en cocina micológica que Toni bordaba, fue bautizado con el nombre de "Xerigot", término catalán que identifica al suero de la leche, porque la exquisita especialidad de la casa eran las exquisitas setas condimentadas con crema de leche.

El restaurante, situado en el local contiguo al ocupado en aquellos tiempos por la redacción de la mítica revista "Mundo Desconocido", fue la causa y cuna de la fraternal amistad que me unió durante muchos años posteriores con Andreas Faber Kaiser, periodista, investigador, escritor y director de la mencionada publicación pionera en su género... No hay casualidades.

Y todo esto ¿a qué viene? Se preguntará con motivo algún posible y paciente lector.

Pues al afortunado reencuentro entre mis antiguos papeles desembalados de la caricatura y dibujo que en 1982 hice a mi amigo para usar como carta de sus menús y cartel publicitario.

A la vista del diseño, resulta evidente la imagen de "chef bon vivant" de mi amigo y al amor que ambos sentíamos por el modernismo del que mi querida y recordada Barcelona está más que bien surtida.

Hay que ver todo lo que un viejo papel manchado puede evocar...

FRM [12/09/2015]

Ilustración para la carta del restaurante "Xerigot". Tinta china, 1982

jueves, 10 de septiembre de 2015

Encuentros aplazados

"Venecia". Boceto propio en pastel y tinta china, 1990

La mágica ciudad de las góndolas es una de mis más deseadas asignaturas pendientes de visitar, pasear, admirar y fotografiar.

En 1990 hice este boceto con pastel y tinta china, en un momento en el que estuve a punto de acudir a su tentadora llamada.

El viaje sigue aplazado. El apresurado boceto reapareció entre mis antiguas carpetas de trabajo hace muy poco. Y, además de resucitar mi deseo viajero, el encuentro aplazado que simboliza me ha hecho pensar en esas ocasiones en que nos sentimos simultáneamente lejos y muy cerca de alguien...

Aprendiendo a esperar, el premio se saborea más.

FRM [10/09/2015]

Queridos animales

"Paraíso". Ilustración para valla publicitaria del Zoo de Madrid, 1977

Desde que tengo memoria, siempre me han apasionado los animales. Aún conservo un álbum de cromos sobre "Fauna", cuya colección hice siendo muy niño y sigue atesorado entre mis recuerdos palpables. Después viví el amor intenso, con el que me colmaron mis dos perros, y hoy me consuelo con los documentales de TV2.

Fruto de esa pasión, conocida por mis amigos y allegados, fue que uno de ellos me presentó a la señora que era la directora del Zoo de Madrid en los años 70 del siglo pasado... ¡Qué lejano queda así expresado!

Aquella gran dama, delgada, menuda y elegante, que, si vive hoy, será una anciana, sentía el amor más intenso por todos sus pupilos de cuatro patas o dos alas. Aunque nacida y criada en la India, era británica. Hija de un oficial de los legendarios lanceros bengalíes de la época colonial. Nos vimos en varias ocasiones y nunca vistió otra prenda que no fuese alguno de los tradicionales saris hindúes de luminosa y cromática seda. Simpática, cortés y educada hasta lo más protocolario, incluso en la amistad que entablamos al amor del té, me hizo depositario de su confianza al saber de la pasión que sentía por los animales y mi relativa habilidad para el dibujo.

La consecuencia de aquella cordialísima relación fueron dos ilustraciones de gran tamaño que realicé para las campañas de publicidad y promoción del zoológico. Durante los años 1977 y 1978, las gigantescas reproducciones de mi trabajo formaron parte del paisaje del Metro madrileño en las vallas que decoraban los andenes de sus estaciones para deleite de grandes y pequeños, según me dijeron y pude comprobar alguna vez en persona. Era divertido observar como jugaban, mientras esperaban su tren, a "encontrar" animales entre los muchos que poblaban los paisajes idealizados por mi imaginación.

No forman parte de mis mejores trabajos, artísticamente hablando, pero son dos recuerdos absolutamente entrañables de los que he tenido la fortuna de reencontrar reproducciones de poca calidad pero suficientes para evocar momentos muy gratos de mi pasado, en los que llegué a hacer amistad con una joven leona que me dio un buen susto. Pero eso... es otra historia.

FRM [10/09/2015]

"Arca".  Ilustración para valla publicitaria del Zoo de Madrid, 1978