El Rincón del Nómada

El Rincón del Nómada
La libre soledad del ermitaño es el terreno más fértil para que germine y florezca la creatividad. (Foto propia, julio 2014. Isleta del Moro, Almería)

martes, 30 de agosto de 2016

Contemplando Machu Picchu

El Nómada en los Andes peruanos, 1988

Hace muchos años que estuve allí, pero algo de mí se quedó en esas alturas y parte de ellas se vino conmigo.

El silencio que me permite y ayuda a encontrar el tiempo para tener tiempo...

La fuerza incontenible de lo inmóvil para seguir moviéndome...

La inmensidad de toda la riqueza que nos regala generosamente el amor de la Pachamama...

La energía creativa almacenada por milenios en las grandes cumbres...

La mirada para ver la grandeza en lo que parece insignificante, así como los minúsculos detalles que se ocultan en lo grande...

La conciencia de mi pequeñez integrada en la inmensidad del Todo...

Y la capacidad para identificar y aprender de los errores que son sólo experiencias acumuladas entre el cielo y la tierra, para amar plenamente todo lo que contienen.

FRM [02/07/2016]

2 comentarios:

  1. NO he conseguido ir, de momento, a ese santuario natural que impresiona; justamente ayer vimos imágenes -segunda cadena- de las alturas del Machu Picchu. Impresiona el lugar, así que imagino lo que debiste sentir in situ y qué se quedó de ti y qué te trajiste de allí, apreciado amigo. Gracias por "dejarme el caramelo en la boca" Abrazos.
    Teo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay palabras para expresar lo que esas alturas y esas míticas ruinas estimulan. No dejes ese caramelo, porque no puedes dejar de acudir a esa cita, Teo. Abrazos.

      Eliminar