El Rincón del Nómada

El Rincón del Nómada
La libre soledad del ermitaño es el terreno más fértil para que germine y florezca la creatividad. (Foto propia, julio 2014. Isleta del Moro, Almería)

jueves, 13 de julio de 2017

Don Diego y tú

Me asomo al balcón y recorro el prado con la mirada. Busco tu belleza, entre bullicio y turistas varada. Y, desde esta altura, necesito conservarte en mi pintura. Tú que me aprecias en el museo, eres la modelo que deseo. No te alejes, no me dejes... Me dueles en los pinceles. Y, si no te llega mi amor, que lo haga mi color. Confío en tu paciencia para aceptar con indulgencia la osadía de adornar mi pobre prosa con algo de poesía.

FRM [13/07/2017]

Foto propia. Escultura de Velázquez asomada al Paseo del Prado, frente al Museo.

lunes, 26 de junio de 2017

Confesiones involuntarias

Foto propia, canecillo medieval de la ermita templaria de San Bartolomé (Soria)

"Excusatio non petita, accusatio manifesta" es una locución latina de origen medieval, cuya evidente traducción literal es ‘excusa no pedida, acusación manifiesta’.

Con buen criterio, esa certera sentencia se aplica a aquellos casos en los que alguien insiste en defenderse de algo, de lo que no ha sido acusado, con prolijas y reiteradas explicaciones no pedidas que suelen denotar la culpabilidad que se intenta eludir, con el efecto contrario al perseguido.

En ciertos aspectos, mucho del contenido de ese aforismo es primo hermano del famoso refrán "dime de lo que presumes y te diré de lo que careces", entendido como sospechoso alarde de pretendida inocencia.

En consecuencia, no puedo evitar que me llame la atención y resulte muy curioso leer en las redes sociales como facebook las almibaradas publicaciones y comentarios de esos individuos que siempre, sin excepción, necesitan proclamar, reiterada y recurrentemente, lo muy felices que son y lo mucho que les sonríe la vida... sean o no preguntados al respecto.

Y, como es lógico, tales personas siempre recuerdan la innegable sabiduría contenida en las tradicionales frases comentadas al principio.

FRM [25/06/2017]

miércoles, 21 de junio de 2017

Criaturas y retratos

Francisco Lezcano, "El niño de Vallecas", 1636 (óleo de Diego de Velázquez)

Desde hace unos días me ronda por la cabeza la presencia del legendario mito judío del Golem, novelado en 1915 por Gustav Meyrink, que se ha emparejado en mi cabeza con el personaje de la criatura humanoide del Dr. Frankenstein creado por Mary Shelly en 1816.

Sabido es que entre ambos seres no existe otro vínculo ni relación que el hecho de tratarse de dos personajes de ficción, creados y animados por la mano del hombre, aunque con diferentes materiales, motivos y finalidades. A pesar de ello, comparten una moraleja simplificada, ninguno de los dos "acaba bien" en sus historias respectivas.

Y es precisamente esa coincidencia la que motiva mi reflexión presente que considero de especial relevancia en el contexto de una red social como facebook o cualquier otra, cuyo alcance llega mucho más lejos que el que podemos suponer. No creamos que está limitado a amigos, conocidos y seguidores, puesto que no existe ningún profesional de Recursos Humanos que se precie, u otros responsables empresariales, que deje de consultar y analizar la presencia e imagen en estos espacios de escaparate, más o menos público, de cualquier candidato a lo que sea. Sobra la oferta de mano de obra, escasea la demanda y hay mucho para escoger.

Porque, consciente o inconscientemente, somos artífices creadores de la criatura que nos representa en cada uno de nuestros llamados "perfiles". Con nuestras publicaciones y comentarios de todo tipo, vamos añadiendo miembros, rasgos, personalidad e identidad a eso que, de manera inevitablemente real —se acepte o no como tal—, va configurando lo que sin duda consideran real cuantos nos ven. Tanto por las acciones como por la omisiones. Por lo planteado "en serio", como por lo que se pretende que sea "en broma". Por las críticas, por los aplausos. Por las afinidades y los rechazos. Por la música y por la letra. Por las aficiones y las relaciones. Por las ausencias y las presencias. Por las permanencias o las indiferencias... Porque, guste o no, se cuestione o no, todo configura lo perceptible y, en ciertos casos, lo fácilmente analizable, con más o menos acierto.

Consecuentemente, no debemos dejar de tener conciencia de que, como sentenció Pirandello, "así es si así os parece" y, en este caso, más que nunca y más que en ningún otro.

Olvidarlo o ignorarlo comporta el riesgo de caer en la trampa tentadora de crear un seductor personaje con "el encanto del monstruo" al que se cede con histrionismo, osadía y atrevimiento, el propio protagonismo y acaba fagocitando a la persona que lo creó... Muy arriesgado, incluso aunque sea eso lo que se persigue y pretende de manera intencionada y casi nunca bien medida.

No recuerdo ningún caso histórico en el que un bufón llegase a ministro. Aunque muchos que se postulan para ministros serían excelentes bufones.

FRM [20/06/2017]

sábado, 10 de junio de 2017

Espiritualidad inmoral

En estos tiempos, es una moda recurrente la defensa de pretendidas actitudes que pretenden perseguir la búsqueda y desarrollo de la más elevada espiritualidad. Sin embargo, es igual de frecuente comprobar la conducta desviada de muchos de aquellos que lo preconizan, desconcertados y con comportamientos alejados y demencialmente incoherentes y contradictorios.

Y la cuestión es que no puede existir auténtica espiritualidad en ausencia de moralidad. La supuesta libertad como argumento justificador de actos reprobables es solo pretensión de imponer dogmas egoístas procedentes de la máscara elaborada por el ego.

Nunca las mejoras materiales han sido retribución del progreso espiritual.

Cambia tú y cambiará tu entorno; pero nunca cambiarás, por mucho que lo intentes, si pretendes conseguirlo con el cambio de tu entorno, por bello que sea el paisaje.

FRM [21/05/2017]

Foto propia. Ocaso ante las aguas

sábado, 20 de mayo de 2017

Vuelo y vino

Foto propia. Monumento a la uva

Durante mucho tiempo ahogué mi vida entre tinta y ceniceros.
Sintiendo las alas de la noche en nuestro negro vuelo
hasta desplomarnos en silencio, desde la luz sonora
que llega de nuevo con el cotidiano estruendo.

Hoy paladeo el agridulce sabor de la paz solitaria
llena de fragancia de libertad y sosiego
que inunda el paladar con sereno desenfreno,
desgranando momentos sin orden ni concierto.

Pliegues, repliegues, avances, retrocesos,
subidas y bajadas, saltos con sobresaltos
rectas y revueltas, repeticiones y cambios...
y todo lo que olvido, la vida es todo eso.

Porque una existencia viva no es una vida
son muchas y diversas, con sus idas y venidas,
llenando rebosante el baúl de los recuerdos
con memorias que no comprenden los cuerdos.

No son los años de vida lo que cuenta,
es la vida de los años cuanto importa
y la curiosidad insaciable es el abono que alimenta,
mantiene y hace florecer la siembra.

Con ilusión renovada, riego día a día
las raíces de mi planta que podo y limpio
de hojas muertas y algunas plagas
que pretenden devorar la savia mía.

Muchas vides he plantado, no te miento,
y sus cargados racimos recogido
pisando firme, con fuerza y entusiasmo,
para obtener el mejor vino del retorcido sarmiento.

De dulce néctar barriles, tinajas y odres
he degustado y por cientos regalado.
He volado embriagado de intensos sabores,
aunque también alguno se me ha avinagrado.

Y la fortuna me premia con el regalo presente
de jardineras manos en vendimia paciente
que extreman inmerecidos y cuerdos cuidados
para que el dulce mosto siga fluyendo demente.

Aquí y ahora yo te bendigo,
porque es mucho más lo que me callo
que lo que, por incapaz, te digo,
acabando este fértil mes de mayo.

FRM [20/05/2017]

miércoles, 17 de mayo de 2017

Grifos y asociaciones

Foto propia. Moderna representación de grifos mitológicos en desagües de la Calle Mayor de Alcalá de Henares

Decididamente los vericuetos del mecanismo asociativo de la memoria son algo complejo, con frecuencia inesperados e, incluso, sorprendentes en ocasiones. Al menos, en mi caso... o eso me parece.

Acabo de vivir una de esas experiencias en la que ciertos resortes de mi cabeza deciden "ir por libre". Resulta que he ido a poner una lavadora y debo vigilar la entrada de agua, porque parece que el grifo que controla el paso de la misma se atasca; probablemente debido a la acumulación de cal en la que mi agua es muy generosa. Por fortuna, no me la cobran aparte.

Pues bien, estando con toda mi atención concentrada en el citado grifo, me ha venido al presente, desde un remoto cajón de mi memoria y de forma involuntaria, el recuerdo infantil de que la palabra "grifo" me parecía muy graciosa y pintoresca, sin que terminase de entender el motivo de que ese artilugio se denominase de tal forma. Mi fascinación por la palabra, llegaba al extremo de que me divertía repitiéndola jocosamente de forma reiterada. Tonterías de crío que mantuvieron viva la curiosidad y tatuaron el recuerdo.

Algunos años más tarde, siendo aún pequeño, una de mis tías que era aficionada a la heráldica, me distraía contándome historias que yo encontraba apasionantes, sobre los significados de los símbolos que aparecían en los escudos nobiliarios y los estandartes. Gracias a ello, descubrí la flor de lis, los campos de gules, el unicornio... y ¡oh, hallazgo! los grifos mitológicos. Aquellos terroríficos animales con cabeza y garras de águila y cuerpo de león.

Inmediatamente, se me suscitó la gran incógnita que mi tía no supo aclararme. ¿Qué tenía que ver ese terrible y valeroso animal con el tubo torcido y con llave de paso por el que brotaba el agua en el lavadero de la casa de mis padres?

Y ahí quedó la pregunta incontestada; sepultada por otras que mi eterna curiosidad amontonaba, hasta que, mucho después, descubrí las gárgolas de las góticas catedrales medievales y supe que eran decorativas formas escultóricas de los desagües que alejaban el agua de las lluvias de las paredes y cimientos de las construcciones.

Desde entonces, estoy convencido de que los grifos domésticos deben su nombre a esos ingeniosos canalones medievales vomitadores de agua.

Puede ser que mi conclusión carezca de fundamentos científicos, filológicamente hablando. Acepto la posibilidad de que la correcta génesis del sustantivo que identifica a nuestros mecanismos hogareños, sea otra mucho menos romántica y personal. Pero no me importaría, si así fuese, siempre me quedaré con la aventura de mi memoria infantil y el regalo de su inesperado recorrido hasta el presente... al poner la lavadora.

FRM [17/05/2015]

viernes, 28 de abril de 2017

Esos "machos alfa"

Una buena amiga que goza del refinado sentido del humor de la sosa cáustica, me decía hace poco con ternura maternal:

— Fran, no te preocupes por ciertos personajes. El áspero color amarillo que muestran es porque no te soportan en su territorio de "machos alfa" donde pasta su manada y, cuando leen o ven lo que publicas, se les queda el aliento de color bicarbonato y el cutis como la piel de un escroto después de lavarse la cara en el agua del bidé.

FRM [28/04/2017]

Foto propia, metáfora epidérmica

Crónicas de amor negro (33) - Defensa propia

Una simulacro de aparente persona me dijo que se había sentido herida por mis palabras a quemarropa, cuya disponibilidad podía ser denunciada como tenencia ilícita de armas...

Mi abogado me tranquilizó con su lenguaje, al comprobar indubitablemente que puedo acogerme al eximente demostrable de que solo las uso siempre en legítima defensa propia y con balas de fogueo.

FRM [28/04/2017]

(Foto de archivo)

jueves, 20 de abril de 2017

Retrato íntimo

Retrato realizado por mi amigo Antonio Beguer

No soy joven ni bello y carezco de bienes de fortuna... Lo que me hace muy afortunado, porque, si a alguien agrado, sé que es por otras cosas.

FRM [20/04/2017]

miércoles, 19 de abril de 2017

Ayer

Foto propia, disfrutando momentos.

Ayer ha sido un día feliz rematado con más alegría al cruzar el umbral de las cero horas de hoy.

El pajarillo que es mi nieta más pequeña e incuba amplias alas, piando como corresponde al nido que la alberga, cumplió ayer su primer año fuera del huevo materno.

Ayer terminé la lectura de una novela, prestada o ¿regalada? por mi hija mayor, conmovedora para mí por los ecos de su entramada historia resonando en la mía, más que por su calidad literaria que tampoco está mal.

También ayer, recibí por correo postal —en un inesperado alarde de rápida eficacia— mi ejemplar de la ansiada edición en papel del excelente libro "Diario de una fuga", afectuosamente dedicado por su autora, mi querida y admirada amiga Isabel Martínez Barquero. De inmediato he iniciado su relectura con avidez, descubriendo nuevamente, ya en sus primeras cuarenta páginas, lo mucho de mí mismo que encuentro entre sus magníficas letras.

Y ayer, al sonar las doce campanadas que abrían la puerta de hoy, y como si de una Cenicienta inversa se tratase, la magia del recuerdo se hizo presente tangible y me vistió con sus mejores galas en el dintel de un incomparable aniversario, llenando mis sueños de amapolas.

Gracias a la vida que me sigue dando tanto... en días como ayer.

FRM [19/04/2017]

miércoles, 5 de abril de 2017

Volver a vivir

Guardar el álbum de los ayeres,
abriendo las páginas
a nuevas imágenes
que adormecen viejas miradas.

Enterrando memorias
y celebrando ocasos
en crepúsculos previos
a nuevas glorias.

Olvidar el acre sabor
de mentiras y traiciones
sufridas con gran dolor
en malhadadas ocasiones.

Losar de indiferencia
la honda fosa malsana
que oculta y agusana
la tóxica presencia.

Recuperar el hambre de piel
con desayunos de alientos,
compartiendo almohada y silencios
entre tactos de miel.

Resucitar las certezas,
poder sentir, seguro
y en todo, la firmeza
de un sólido futuro...

Eso es... volver a vivir.

FRM [20/02/2017]

La luz de la transparencia. Foto propia, Palacio de Cristal (Madrid)

jueves, 30 de marzo de 2017

Vuelo creativo

Foto propia, desde mi ventana

Volar alto es un imperativo de la libre imaginación creativa. Alejarse de las nubes negras, una condición de supervivencia. Hacerlo a dúo y en la misma dirección... un milagro.

FRM [30/03/2017]

martes, 28 de marzo de 2017

Miguel Hernández y miradas

Hoy, 28 de marzo, todas las nanas se llenan de lágrimas de sangre de cebolla con el recuerdo de que se han cumplido 75 años de la muerte de un gran hombre e inolvidable poeta, Miguel Hernández, que vio truncada su vida injusta y prematuramente.

En su memoria y con toda humildad, me han venido al alma unos breves versos herederos de mi afición a fotografiar todo lo que nos rodea y la vida regala generosamente...

Caminando dejo atrás
alguna de mis miradas;
pedazos de una realidad
que, a veces, contemplo
y otras sólo siento.
Vuelo entre fragmentos
robando lo que veo
cerca, muy cerca, o lejos
desde mis pasos lentos.

FRM [28/03/2017]


Foto propia, desde mi ventana.

lunes, 27 de marzo de 2017

Poesía antigua

Rig Veda

Mucho se ha hablado de los poetas muertos e inolvidables, especialmente desde que se popularizó su "club" en una famosa película... De lo que no se sabe tanto es que, desde hace más de 3.000 años, existen unos versos contenidos en el sabio poema indio Rig Veda, colección de himnos dedicados a los dioses y escritos en antiguo sánscrito védico. Éste se considera el más antiguo de los cuatro libros conocidos como Vedas.

Los versos a los que me refiero me parecen preciosos, interesantes y quizá enigmáticos, por lo que he decidido conservarlos en el refugio de este rincón. Dicen así...

Oh tú buscador de la verdad
tú que no tienes limites para encontrar al ser
atrévete con lo inconcebible
atraviesa el velo de lo humano
despierta el sol que mora en las tinieblas
sé inmortal...

Pensemos en ello...

FRM [19/03/2015]

viernes, 17 de marzo de 2017

Principio o fin

Cuando la luz del sol se abre camino entre las sombras, la única diferencia entre el orto y el ocaso, entre el principio y el fin, sólo está en la posición de tu brújula.

FRM [10/03/2017]

Foto propia, desde mi ventana

La mirada del silencio

Foto propia, paseando bajo mi ventana

El silencio aguza la mirada del alma.

FRM [08/03/2017]

miércoles, 15 de marzo de 2017

Diversos

Diseño gráfico propio, realizado íntegramente con signos y símbolos tipográficos


Ser diferente enriquece y divierte... Siempre di versos.

FRM [14/03/2017]

lunes, 13 de marzo de 2017

Letra pequeña

Foto propia, "Carta de navegación"

Singladura tras singladura,
buscando mayor altura
he surcado mares, ríos, arroyos y lagunas.

Entregándome siempre
como si fuesen a durar eternamente...
cada puerto
cada ola
cada ciudad
cada campo
cada casa
cada persona...
cada instante.

A veces firmé contratos,
casi siempre bastó con el pacto de un trato
escrito o tatuado en la piel...
Pero el adiós me ha sido lo más fiel,
para tener que arrancarme a tiras
cláusulas, incumplimientos, errores y mentiras.

Una y otra vez, ese ha sido mi final repetido...
en cada puerto
en cada ola
en cada ciudad
en cada campo
en cada casa
en cada persona...
en cada instante.

Y la letra pequeña de tratos y contratos
está enterrada bajo cicatrices,
con el recuerdo de que no valen falsos garabatos,
pues debe escribirse con letras grandes y felices.

Así que ahora... firmaré con color esperanza
que aleje toda añoranza
y pueda ser claramente leído
por quien, sinceramente, lo firme compartido.

FRM [13/03/2017]

lunes, 6 de marzo de 2017

Seso seguro

Quienes tienen más de tres faltas —ortográficas— es porque no han usado buenos preservativos literarios y, por ello, están en una situación embarazosa.

Practica seso seguro. Los libros... póntelos, pónselos.

FRM [06/03/2014]

Fotomontaje propio a partir de anuncio para uso de preservativos.

sábado, 4 de marzo de 2017

Pájaros en la cabeza

Boceto propio para un posible cuadro. Rotulador, 1960 

Me aferro a mis residuos de inmadurez con tierna ingenuidad romántica, porque ello me hace rejuvenecer. Así, mantengo vivo a mi niño y la cabeza bien dispuesta para que aniden los locos pájaros de la imaginación infantil.

FRM [04/03/2017]

viernes, 3 de marzo de 2017

Sed de ser

Si has recorrido un largo camino,
soportando decepciones y la sed del hastío.
Si otro rumbo has decidido, con todo lo aprendido...

Párate, reposa y toma aliento. Mira la vida de frente,
respira aire nuevo sin áridos vientos confundidos...
Y disfruta la vida fresca que mana de la vieja fuente.

Goza del flujo que te espera y renueva.
Sueña feliz con tu limpio reflejo en el renovado espejo
que limpia lo viejo con agua limpia y cristalina.

FRM [03/03/2017]

Foto propia, paseando con sed por ser

miércoles, 1 de marzo de 2017

Reconocer

Foto propia con tratamiento especular digital

Las relaciones humanas mejorarían mucho si se tomara conciencia de que la palabra RECONOCER es un palíndromo que se puede y debe leer igual, con el mismo significado, en las dos direcciones, de izquierda a derecha y viceversa... Con reciprocidad.

FRM [24/02/2016]

miércoles, 22 de febrero de 2017

Todo un cuadro

Retrato de Johannes Wtenbogaert,  Rembrandt

Resulta una experiencia muy curiosa tropezarse con un cuadro de Rembrandt hecho carne... La imaginación se dispara creyendo estar ante un personaje perpetuado a través de los siglos, después de ser el modelo perfecto de un cuadro que, como en el caso de Dorian Gray, podría haber ido envejeciendo por él con el paso del tiempo.

Pues bien, lo he visto. Una de mis amigas, sorprendida, me ha mostrado un par de fotos del nuevo novio —valga el pleonasmo— de otra de sus propias amigas. Realmente curiosísimo... Edad difuminada por indefinida, cabello escaso y ralo, de barbado rostro rubicundo y pánfila sonrisa anestesiada, bajo la glauca mirada de un pez resucitado que se eleva sobre la abultada curva de un vientre prominente... En verdad, podría haber sido el perfecto retrato de un borrachín del siglo XVII realizado por el gran maestro de los Países Bajos.

Y es que eso de los "parecidos razonables" con diferentes personajes de la historia del arte, no es nada infrecuente y se detectan con frecuencia si se tiene memoria visual. De hecho, esta anécdota me ha traído a la memoria el gran parecido del que fuese ministro socialista y alcalde de Zaragoza Juan Alberto Belloch, con el decapitado gigante filisteo del conocido y siniestro cuadro "David y Goliat" de Caravaggio.

Según mi amiga, son muchos los que no ven ni comprenden el encanto de una obra así, habiendo otras más sugerentes... Aunque lo cierto es que, el escaso atractivo del personaje, puede verse holgadamente compensado por el interesante valor económico del cuadro en vivo... Se pinte como se pinte y por un cierto tipo de amor al arte.

FRM [19/02/2017]

martes, 21 de febrero de 2017

Otra casualidad

El jarroncito de mi madre reaparecido

Quienes me conocen desde hace tiempo, saben que no creo en las casualidades. Entiendo que ese término responde a la necesidad del ser humano para definir conceptualmente todos los efectos sorprendentes cuyos orígenes causales ignora o escapan a su comprensión. Es una forma de inmediata sedación, de tranquilizadora analgesia racionalista, frente a la angustia ancestral ante lo desconocido e inexplicable.

Curiosamente, a mí siempre me han llamado poderosamente la atención ese tipo de coincidencias inesperadas, de las que está plagada la Historia y, por supuesto, son frecuentes en la vida cotidiana. Al menos en la mía, o puede que yo sea más consciente de ello por haber desarrollado una especie de alerta permanente.

Muchas han sido y serán las posibles explicaciones que se han pretendido dar, desde el punto de vista de las conocidas como "paraciencias" —tan denostadas por los criterios más racionalistas—. Sin embargo, tampoco han pasado por alto estos fenómenos algunos reputados científicos como Carl Gustav Jug o Wolfgang Ernst Pauli que, desde psicología, el uno y a través de la física, el otro, acuñaron y manejaron el concepto de las "sincronicidades" para algunos de los fenómenos que nos ocupan.

Sea como sea y por lo que quiera que sea, el hecho innegable es que todos nos hemos encontrado más de una vez frente a acontecimientos o sucesos que se presentan de forma incontrovertible e inexplicable, efectos con una hipotética causa original que se escapa a nuestra información y conocimientos y cuya existencia responde a una ínfima y muy remota probabilidad estadística, en términos de la lógica matemática.

Y lo expuesto obedece a que hace muy poco he vivido la más reciente y una de las más emocionantes de esas "casualidades".

Por muchas razones que nos apartarían del tema principal, estoy sumido en la ardua tarea de reducir de forma drástica el volumen de enseres, objetos, recuerdos y documentos que he venido acumulando a lo largo de mi nómada existencia, en la que, salvo accidentes lamentables, casi nunca me he desprendido de nada, algo que ahora carece de sentido exceptuando argumentos de románticas nostalgias y dudosas utilidades potenciales insostenibles al día de hoy.

En tan ardua tarea, he recibido varias ayudas de otras manos menos apegadas y mentes más lúcidas que la mía, fruto de lo que mi hija mayor desempaquetó hace muy poco un pequeño jarrón, de poco más de 8 cm de altura, que yo creía perdido hace tiempo, pues era parte de un juego de porcelana de tres piezas del que sólo ésta ha sobrevivido durante más de un siglo. Me hizo una enorme ilusión, pues se trata de un recuerdo de mi niñez con orígenes que proceden de mis abuelos, creo que paternos, y que mi madre tenía en gran estima. Lo limpié y guardé con gran cariño, mientras una sonrisa viajera me llevaba a mi hogar de infancia de cuya modesta decoración siempre formó parte.

Hasta aquí, no pasaría de ser una anécdota más de mi proceso de arqueología personal, excavando en los sarcófagos de cartón de las cajas de embalaje que aún quedan por abrir.

Sin embargo, lo curioso es que mientras mi hija se dedicaba a desembalar objetos, yo me he estado concentrando en revisar y hacer limpieza de papeles de todo tipo en la zona híbrida del taller/estudio/despacho. Como consecuencia de ello, me tropecé poco después con algunas carpetas y sobres conteniendo dibujos de diferentes épocas de mi infancia que mi madre había recopilado y atesorado mientras vivió. Como es lógico, faltan muchos de los que hice en aquellos años, pero los que se conservan y ahora disfruto son un verdadero filón de recuerdos entrañables.

Dibujo citado
Entre los dibujos encontrados hay tres fechados en 1960 y uno de ellos en el 14 de mayo de ese año, lo que me hace sospechar que fue un regalo retrasado para mi madre, cuyo cumpleaños era tres días antes, y en un tiempo en el que me faltaban algo más de dos meses para cumplir mis 13 años.

Lo curioso, lo inexplicable, lo "casual", es que ese pequeño dibujo, torpemente coloreado con gouache, es... ¡una copia del jarroncito previamente hallado por mi hija, dos o tres días antes!

Dos supervivencias insólitas en mis circunstancias y que reaparecen en mi presente casi simultáneamente, después de más de veinte años de estar embalados, olvidados, y haber sobrevivido a toda suerte de circunstancias y traslados...

¿Casualidad?

FRM [21/02/2017]

Nota final: Exactamente en el momento en que estoy terminando de escribir y editar esta entrada, recibo la confirmación de que acabo de recuperar otros simbólicamente valiosos recuerdos de mis padres que hace meses que esperaba pacientemente... Otra feliz casualidad.

sábado, 18 de febrero de 2017

Los dioses en París

Relatos de Alfonso Blanco Martín

Se ha dicho reiteradamente que lo que diferencia al ser humano del resto de los animales es la capacidad de comunicarse por medio de un lenguaje articulado y, más tarde, reglado y estructurado, aunque maltratado con frecuencia.

Podrían añadirse algunas diferencias más —no siempre favorables a los bípedos pensantes—, pero eso me llevaría por derroteros que no deseo seguir en esta ocasión. Volviendo al lenguaje, parece evidente que la facultad para la expresión verbal, sea oral o escrita, es una capacidad de la racionalidad de la que se supone carentes a las bestias.

En consecuencia, disponemos de una herramienta de la razón que la mente humana maneja para tratar de expresarse en los procesos de pensamiento y comunicación con sus aparentes y supuestos semejantes.

Y, sentada esa premisa, me planteo la enorme dificultad de cómo usar una herramienta racional para satisfacer la necesidad o el deseo de transmitir sentimientos... Siendo éstos fruto de la emoción, tan ajena y, por lo general, tan distante de la razón.

La salida a ese callejón parece estar solo al alcance de los poetas, tanto cuando se expresan en prosa como cuando lo hacen en verso. Ellos tienen la clave que resuelve ese aparente oxímoron de plasmar con la razón sus emociones o de provocar las de sus lectores. Aunque puede que también sea un patrimonio de los dioses. De esos mismos dioses que pasean impasibles por las miserias y pasiones de los humanos al recorrer casas, calles, plazas y rincones de París.

Así, la mirada de los dioses se convierte en la más pura abstracción del lenguaje verbal, aunque el hábil narrador se sirva de esa herramienta con un depurado y personalísimo estilo. Mirada que resulta tan discursiva como la que se dedican recíprocamente dos enamorados, sin necesidad de articular ni una sola sílaba... Los labios quedan para otras cosas, también cargadas de palabras sin pronunciar.

Es algo similar a ese proceso de abstracción de la racionalidad verbal en lo emocional que tan fácilmente reconocemos y experimentamos en la música y la pintura...

Y eso, exactamente eso, es lo que he podido experimentar leyendo con especial deleite los relatos de "Los dioses en París"; un libro indefinible de Alfonso Blanco Martín que me ha sorprendido a pesar de que no me ha resultado inesperado, conociendo un poco al padre de la criatura y su especial sensibilidad, así como su inteligente  talento en el cuidadoso manejo de las letras.

Amor, desamor, humor, comedia, drama, tragedia, vida, muerte... todo lo que nos atañe y afecta está presente en este paseo parisino. Fluye suavemente, con la mayor naturalidad hasta en lo insólito, con curiosas concatenaciones que conectan a algunos personajes de ciertos relatos con los de otros, sorprendiendo pero no extrañando. Porque todo y nada extraña en este libro que acaba siendo nuestro propio paseo con esos dioses que abandonan el Olimpo para contemplarnos y hacer que nos contemplemos.

"Los dioses en París" es un libro diferente, cautivador y, para mí, difícilmente clasificable. Historia de historias repletas de interesantísimos personajes con nítidos y apasionantes perfiles que nos involucran en su trayectoria vital creada por la impresionante y sutil imaginación de Alfonso Blanco.

Un libro que dice mucho en silencio, con aromas y resonancias que. a veces, se me antojan evocadores de los grandes... Borges, Cortázar... Porque está repleto de emociones, las que contiene y las que hace sentir.

Un libro para ser leído y, sobre todo, sentido. Por eso no soy capaz de expresar esas emociones con la racionalidad de mis limitadas palabras. Porque me siento como dice el autor de uno de sus personajes (pág. 107): «...había recuperado una vieja y pura curiosidad [...] hacia el ansia de una sensación, de un conocimiento que no se transmite con la palabra, que exige la experiencia.»

Al fin y al cabo... no soy poeta. Alfonso Blanco Martín, sí. Él tiene el don de poner verbo a la emoción; deseo que disfrutes "Los dioses en París" tanto como yo.

FRM [17/02/2017]

miércoles, 15 de febrero de 2017

Innecesario desapego

Hay afortunados momentos en los que no es preciso apelar al manoseado concepto del "desapego" para alejarse liberado de algo o alguien que una vez se amó. Basta con que quede en evidencia que su inestable y mendaz realidad no merece confianza ni el menor respeto.

Porque se puede no odiar aquello que no se respeta, aunque inspire rechazo y repulsión. Pero es, de todo punto, imposible amarlo.

FRM [15/02/2017]

Foto propia. "Agua no potable", paseando por Madrid

martes, 14 de febrero de 2017

La disyuntiva de los amantes

Ya no desayuno con diamantes
por "La disyuntiva de los amantes".
Ya hace tiempo que no es como antes.

Ahora el café me sabe a verso
cuando me recuerda a Diana
al besarlo cada mañana.

Sabor con aroma de poesía
que me impregna todo el día
en rapto de fragante idolatría...

Cuando el demiurgo me simplifica
en una luz de aurora
y un fragmento de piel estremecida.

FRM [13/02/2017]

Foto propia. El grato recuerdo de una gran amistad

lunes, 13 de febrero de 2017

Linaje oscuro

"Linaje oscuro" de Isabel Martínez Barquero

Con los libros me ocurre lo mismo que con las comidas. Al fin y al cabo, alimento son, con la ventaja de que el resultado de la ingesta no se deposita en antiestéticos michelines abdominales, aunque hay algunos que demandan lenta masticación y reposada digestión y otros pueden llegar a empacharme.

De tal forma se da esa similitud que, sin dar títulos concretos, seguro que todos encontraremos en la memoria algún libro-fabada, otros ligeros como sabrosas y sazonadas ensaladas... e incluso los muy sesudos que son ideales para combatir el insomnio más pertinaz.

El abanico es muy amplio y hoy no tenemos el objetivo de hacer un catálogo de nutrición literaria. La pretensión perseguida es centrar la metáfora en aquellos libros que son como una atractiva y apetecible caja de bombones variados que nos tientan hasta el extremo de no poder limitarnos a degustar solo uno, cada vez que abrimos su tapa.

"Linaje oscuro" de Isabel Martínez Barquero es así. Un regalo para el paladar del lector que contiene un variado surtido de los bombones literarios que son los relatos breves con los que te encuentras al abrirlo. Unos exquisitos bombones que comparten el linaje oscuro del mejor chocolate estilístico que los hermana, al margen de sus muy diferentes y apetitosos rellenos que denotan el mayor y más delicado mimo puesto en su cuidada elaboración artesanal. Los hay dulces, menos dulces e, incluso, alguno con un armonioso regusto amargo que refuerza y potencia el del noble cacao original. Pero ninguno decepciona ni defrauda a las papilas... o pupilas más exigentes.

Cuando se saborean, no resulta fácil dejar para más tarde el seguir degustando esas delicias, después de acabar uno, dos... o tres, de una vez, con gula incontenible.

Sin duda alguna, "Linaje oscuro" es un libro maravilloso para "picar entre horas" que yo he lamentado terminar.

Gracias, Isabel Martínez Barquero, por tu prodigiosa imaginación y buen hacer en el obrador de la deliciosa repostería de las letras.

FRM [13/02/2017]

viernes, 10 de febrero de 2017

Quo Vadis?

Una de las experiencias más gratas de mi infancia y que nunca olvidaré es la vivida cuando mis padres me llevaban a ver películas de romanos o de indios, al ya desaparecido cine Alhambra de Madrid.

El local de aquel cine de barrio, impregnado del inconfundible y penetrante olor a ozonopino, se encontraba en los bajos de un edificio que actualmente se ha convertido en colmena de apartamentos. Pero en mi niñez era un paraíso de aventuras e imaginación desbocada; enclavado en la calle Divino Pastor, paralela a la de Manuela Malasaña y simétricamente equidistante de mi domicilio paterno en la perpendicular calle Monteleón.

De aquel mágico lugar guardo dos recuerdos inolvidables: Por supuesto, las películas que más me impresionaron, como "Flecha rota", "Tambores lejanos", "El secreto de los Incas", "Sansón y Dalila", "20.000 leguas de viaje submarino", "El monstruo de tiempos remotos"... y, más tarde, "El cebo", "El extraño caso del doctor Jekyll y el señor Hyde"... y tantas otras, entre las que destaca vívidamente "Quo Vadis?". Pero tales recuerdos imperecederos, se hermanan con el de una costumbre habitual que adquirí cuando no tenía más de 7 u 8 años, consistente en hacer una reinterpretación dibujada, al llegar de vuelta a casa, de las escenas o secuencias que más me habían gustado y retenía en la memoria con absoluta fidelidad.

Con el paso del tiempo, la mayoría de aquellas "crónicas ilustradas" se han perdido, por lo que al día de hoy, solo tengo constancia de conservar una de ellas, perteneciente a "Quo Vadis?". Ésta plasma con torpe trazo infantil el dramático momento en que el forzudo Ursus, el fiel esclavo liberto de la princesa Ligia se apresta a recibir al toro que puede matar a la dama cristiana atada a un poste en la arena del circo romano, antes de que llegue a salvarla el amado centurión cristianizado Marco Vinicio. En las gradas abarrotadas se hará el mayor silencio ante la desigual lucha, mientras en el palco imperial, Nerón disfruta del espectáculo, acompañado de su tortuosa esposa Popea y protegido por el fiel pretoriano Tigelino que le guarda la espalda, mientras el apóstol Simón Pedro, regresado a Roma, clama a los cielos en oración... Y empeño mi palabra en garantizar que no he consultado los nombres que se me quedaron, desde entonces, tan grabados en la memoria como la secuencia dibujada en aquellos tiempos.

No recuerdo nada o casi nada de lo que hice la semana pasada, pero hay cosas de mi niñez que nunca olvidaré.

FRM [10/02/2017]

Dibujo de mi niñez, mencionado en el texto, hecho alrededor de 1954 ó 1955.

sábado, 4 de febrero de 2017

Olas de recuerdos

Foto propia. Atardecer en Suances.

El oleaje de los recuerdos
fluye sereno o azota feroz
las costas del devenir,
produciendo espumas
delicadas como puntillas
o estridentes como desgarros,
mientras el horizonte me mira,
ajeno a la húmeda orilla,
hollada de los silencios
y destinos inciertos
que dibujan una nueva sonrisa.

FRM [04/02/2017]

jueves, 2 de febrero de 2017

El corazón del nacionalismo

Algunos tienen el corazón como una hucha... (Imagen de archivo)

Si las fronteras territoriales las fijan y han fijado la evolución de los intereses a lo largo de la Historia.

Si el mapa político se ha modificado, una y otra vez, a lo largo de los diversos avatares de la historia de la Humanidad.

Si el nombre de los territorios ha dependido de lo anterior y de la evolución de las lenguas vigentes o sus derivadas.

Si las sangres se han derramado y mezclado en ciegas guerras y disputas por odios o en emparejamientos sin prejuicios por amor.

Si nacer en un lugar u otro es una cuestión de azar sin un destino no elegido.

Si no existen diferencias entre unos y otros seres humanos bajo la piel.

Si el mestizaje ha mezclado a unos y otros por generaciones a lo largo y ancho del tiempo.

Si los idiomas y sus expresiones literarias han evolucionado durante siglos, enriqueciendo el patrimonio cultural de todos, para sumar y no para restar.

Si todo lo expuesto son hechos incuestionables...

Lamento no poder entender lo que significa ningún "nacionalismo" que se pretende como algo que es sentido en el corazón.

Probablemente la respuesta esté en lo que explica el notable filósofo Emilio Lledó:

"No entiendo el nacionalismo más que como un asunto de dineros de unos cuantos interesados que están jugando con la emocionalidad de la gente justificando diferencias que no existen."

FRM [01/02/2017]

martes, 31 de enero de 2017

La lengua es para versar

"Naranjas y limones". Julio Romero de Torres

Me declaro un converso
que goza con lo diverso
cuando se expresa en verso.

Es tan grande el universo
que no importa ser algo perverso
cuando te enfrentas a lo adverso.

Y, si contigo converso,
me gusta y gozo el anverso
tanto como el reverso.

Usa el argumento inverso
siempre que no sea transverso,
aunque discurra controverso.

No hay que ser introverso
es mejor ser lo averso...
cuando la lengua se expresa en verso.

FRM [31/01/2017]

Jaulas

Foto propia, paseando entre metáforas.

A la espera de la primavera, el frío convierte en jaulas el esplendor de la vida.

FRM [31/01/2016]

domingo, 29 de enero de 2017

Tiempo sin edad

Tiempo sin edad,
continente del pagano rito ancestral
en el templo atemporal
de una isla inmortal.

Avalon, refugio de diosas,
legendaria lujuria desatada,
magia lasciva entre brumas,
oculta a la necia realidad desenfocada.

Sueños y vigilia se confunden y mezclan
en espacios paralelos de universos combinados.
Oníricos paisajes de palabras
y personajes recuperados.

Mitos y suspiros en difusos paisajes,
flujos y gritos salvajes,
en húmedos rituales sagrados
de antiguos misterios adorados.

Viejo Merlín añorado,
sabio aprendiz de druida
dentro de un roble encantado
hundido y fundido en niebla de vida.

Tenue y sutil encuentro rescatado
con la Dama del Lago,
cuando Excalibur se torna carne
al resucitar el mago.

No importa el tiempo
solo cuentan las ganas
que estallan como mojadas fresas
en los senos de Morgana.

Vuelve a caer la niebla,
Avalon se hace otra vez invisible...
Pero queda el recuerdo de leyenda
del canto de un bardo sensible.

Tiempo sin edad,
continente del pagano rito ancestral
en el templo atemporal
de una isla inmortal...

Allí donde espera,
invisible y sumergida
entre brumas de vida,
la eterna primavera.

FRM [29/01/2017]

(Recordando a Marion Zimmer Bradley y en agradecido homenaje)


Fotografía de Hervé Glot

sábado, 28 de enero de 2017

Sembrando luz

Para darte la luna, sembraré semillas de luz regadas con ilusiones y abonadas con amor, hasta que germinen en plenitud.

Y así, llena, hermosa, la cosecharé y será tuya para siempre... Iluminando todas las noches de nuestra vida.

FRM [28/01/2013]

Imagen de La Bioguía

viernes, 27 de enero de 2017

jueves, 26 de enero de 2017

Con "G" de gozar

La diferencia entre quienes gozan pensando y los que viven para joder al prójimo es solo una "G".

"Cogito ergo sum" versus "Coito ergo sum".

No lo Descartes.

FRM [26/01/2017]

"Capricho" de Goya

miércoles, 25 de enero de 2017

Vida líquida

Foto propia, divagando con Zygmunt Bauman desde la realidad.

Pienso en aquello que ambos estuvimos pensando mientras hablábamos de otras cosas... y sonrío.

Pienso en lo que tú pensabas cuando yo hablaba de nuestras cosas... y lloro.

Pienso que creía pisar suelo firme y la realidad es que solo ocultaba una inestable y oscura vida líquida (*) que se congela o evapora... cuando no ahoga.

FRM [18/01/2017]

(*) Homenaje a la memoria de Zygmunt Bauman.

Sombras de maldad

Sombra de Nosferatu. Fotograma de la película.

Por fin he cumplido mi condena. Se ha abierto el cerrojo de la enrejada puerta que mantenía mi peligrosidad a buen recaudo, con la única luz de un limitado ventanuco suficiente para ir tomando notas de las reflexiones solitarias que hoy ya puedo compartir.

No es la primera vez que me he planteado íntimamente lo que hoy hago público y, en otras ocasiones he estado a punto de tomar la decisión que ha ido tomando sólida forma durante el período de descanso forzoso de los últimos siete días, simbólicamente bíblicos como génesis de una nueva etapa. Siete días de ostracismo que facebook me ha regalado en esta red, gracias a la constancia de quién o quiénes han venido denunciando sistemática y reiteradamente lo que he publicado desde septiembre u octubre del año pasado, en casual coincidencia de fechas con otros bloqueos, rechazos y desapegos.

Hacía mucho que no me ocurría, pero en esta reciente etapa me lo han denunciado TODO, incluso republicaciones de recuerdos que nunca tuvieron el menor problema en su primeras ediciones... Claro que, en años precedentes, no tenía pendiente de mí al misterioso "ángel de la guardia" de las reservas morales de Occidente, supervisando obsesivamente cada uno de mis movimientos.

Cualquier cosa que compartiese era, a juicio de la denuncia acusadora, una posible infracción de la Normativa Comunitaria. Si no incluía alguna imagen de desnudos, por artística que fuese, se me acusaba de publicar textos ofensivos de sexualidad explícita y, cuando no cabía ni lo uno ni lo otro, por pretenderse como supuesto "Spam" cualquier enlace a mi blog personal "El Rincón del Nómada". Y ello, no sólo en lo que he publicado en mi muro, sino también en todo lo que he venido compartiendo en varios de los grupos de los que soy miembro y participaba regularmente, llegando a originarse severas advertencias a algunos de sus administradores, como me han notificado en varias ocasiones y pueden testimoniar ellos mismos.

Debo admitir sin reservas que la tenacidad inmisericorde e inasequible al desaliento de mis denunciantes anónimos ha superado con creces el nivel de mi interés por la permanencia en esta red social tan poco sociable. "Fascibook", como acertadamente la ha definido la escritora Zoé Valdés, ha dejado de ser un ámbito confortable para mí. Ya no disfruto... No me lo permiten.

Nunca he buscado reconocimiento alguno, ni mucho menos admiración injustificada, ni siquiera cariño y comprensión, aunque de todo he recibido con creces y lo agradezco de verdad. Pero lo que siempre he esperado es algo tan elemental y parece que tan difícil de tener como es el respeto de cualquiera. Y la falta del más elemental respeto está implícita de forma estruendosa en lo que me ha venido ocurriendo y no tiene apariencia de parar.

La verdad, no me siento cómodo cuidando con cálculos minuciosos de autocensura cualquier posible aportación, para evitar el riesgo de dar carnaza a quién o quiénes con tanto celo y constancia obsesiva me espían, vigilan y controlan, prestos a apuntarme con su dedo acusador.

Ahora no soy feliz en facebook... Con tristeza indisimulada, reconozco que lo han conseguido. Cierto es que tengo mucho que agradecer a este medio, a través del que he he tenido el privilegio de conocer y tratar a personas muy interesantes y atractivas, entre las que actualmente se encuentran algunos de mis mejores y nuevos amigos. También me ha permitido el grato reencuentro con otros del pasado, cuya pista había perdido con el tiempo. Incluso me ha aportado la posibilidad de aprender de grandes pensadores, poetas, escritores, pintores y amantes del arte a los que admiro, respeto y agradezco sus aportaciones que he recibido como un verdadero regalo de disfrute íntimo y valiosas enseñanzas.

No son pocos tampoco, los seguidores que me han estimulado para seguir adelante en otros momentos, con su fidelidad y sus comentarios, más halagadores que merecidos.

A todos estoy profunda y sinceramente agradecido sin necesidad de que los nombre porque todos ya sabéis de quienes hablo, en la medida en que nunca me he privado de expresar con franqueza lo que sentía ante sus aportaciones respectivas. Gracias, de todo corazón.

También, como sucede en todo colectivo heterogéneo, he disfrutado y padecido de relaciones contradictorias, verdaderos oxímoron de amor y rechazo, de lealtad y traición, de sinceras mentiras y de falsa sinceridad, de admiración y desafecto resentido, de celos sin causa, de adulta inmadurez... Emociones que se han puesto de manifiesto en los numerosos bloqueos y cancelaciones de amistad de que he sido objeto y que, sospecho con fundamento, contienen el germen y levadura del acoso y derribo al que me he visto sometido de vez en cuando y permanentemente los últimos cinco meses, denuncia tras denuncia y sanción tras sanción.

Acepto y respeto que cualquiera no desee tener relación de amistad conmigo, aún después de haberla tenido... o quizá por ello.

Acato, aunque no la respete ni comparta, la decisión de que alguien me bloquee. Es legal, aunque personalmente cuestiono su legitimidad por lo que tiene de "ley mordaza", excepto en casos de delincuencia de cualquier índole.

Lamento, no obstante, no poder admitir que tales posturas extremas se ejecuten, salvo raras excepciones, sin la menor explicación ni dialogante aviso previo. Aunque entiendo que ello está en plena consonancia con la fascista forma de censurar y sancionar, sin opción a defensa ni réplica, que ejerce facebook. Lo curioso y paradójico es que las personas que así actúan, a la vez se muestran críticas con la metodología de la red cuando pregonan sus supuestos principios reivindicativos de libertad... de cara a la galería.

Me repelen hasta la náusea las engañosas contradicciones que supuran la pus más infecciosa a través de los apósitos y vendajes del "buenismo" autocomplaciente que las envuelve. Porque, si en algo me diferencio y me enorgullezco de ello, es de haber sido consecuente en mis actos y plenamente coherente con mis principios, incluso cuando me haya podido equivocar.

Jamás he bloqueado a nadie, excepto a un acosador sexual que molestaba a todas las amigas que eran miembros del grupo del que yo era administrador. Y solo he cancelado la amistad a cinco contactos y, en todas las ocasiones, mediando el intento previo de evitarlo con la explicación clara de mis motivos en privado, a pesar de lo cual, en ninguna de ellas tuve la menor respuesta, lo que evidencia lo acertado de mi decisión. Por cierto que uno de ellos se debió a que el amigo que eliminé había ofendido inaceptablemente a mis queridos amigos Sergi y Rubén Font, lo que me pareció injusto e intolerable, aunque a mí no me había hecho nada y conmigo pretendió mostrarse muy cordial y conciliador.

Ya sé que me estoy extendiendo demasiado, espero indulgencia porque se me han acumulado palabras en estos siete días de silencio... Y los que quedan. Porque los pasados siete días de descanso forzado me han hecho sentir una cierta liberación que voy a prolongar por decisión propia.

Resulta que soy ya un poco mayor para que me "castiguen" sin opción ni derecho a defensa. Eso ya lo viví cuando hice la "mili" en el ejército; de ello ha llovido mucho y no pienso volver a aceptarlo. Además, no tengo el menor deseo de seguir sintiendo la mirada de mis acosadores acusadores clavada en mi nuca.

Un buen amigo ha dicho de mí que: "Debería bloquear a unos cuantos de mis falsos amigos".

Eso es muy fácil de decir, pero imposible de hacer. En primer lugar, porque no hay forma de saber quiénes son o podrían ser esos supuestos "falsos amigos". Y, en segundo y más importante, porque, como he dicho y mantenido, no he utilizado ni utilizaré, por principio de rechazo, el sistema del bloqueo.

Además, me resulta más fácil ubicar o identificar a mis enemigos o enemistados y sus cortejos de cortesanos, pero no puedo ni pretendo evitar que sean fieles y aplaudidos amigos de algunos de mis mejores amigos, con lo que mi exposición es y será constante allí donde se nade y guarde la ropa o se ponga una vela a Dios y otra al Diablo, tal y como ha venido siendo hasta hoy. Lo entiendo, es lo social y políticamente correcto, pero me da una pereza insuperable andar pendiente de configurar la visibilidad de mis publicaciones, según el grado de clandestinidad que pueda pretender que tengan, eso lo dejo para quienes ya tienen arraigado ese hábito de conducta que no necesito ni deseo para mí, pues no tengo ni quiero tener nada que ocultar a nadie y menos por las imposiciones de latentes amenazas ajenas.

Por ello, a quien o quienes sean mis anónimas y siniestras sombras, les concedo la pírrica victoria de haberme aportado el hallazgo de la forma más cómoda de estar y servirme de facebook... Poder ver lo que se publica y me interese, sin la posibilidad (o necesidad) de participar personalmente de forma activa. Poder recuperar los recuerdos de años anteriores que podría perder para siempre. Poder utilizar el chat para mensajes o conversaciones como sustituto de los caros SMS o alternativa gratuita al "WhatsApp" del que carezco. Poder vivir tranquilo sin sufrir nuevas y más denuncias que acabarían consiguiendo mi expulsión de esta red con el cierre definitivo del muro de mi perfil o sanciones a grupos amigos, como ya he y han sido reiteradamente amenazado y advertidos.

No sé si son los años o los daños, ni si cambiaré de criterio en un futuro no cercano; pero, hoy por hoy, mi decisión es firme y meditada, aunque admito que ha pesado mucho en el otro platillo de la balanza el deseo de mi regreso expresado por mis amigos y seguidores más fieles y afectuosos. Sin embargo, el contrapeso definitivo ha sido la convicción de que quienes de verdad deseen ver lo que escribo y publico, podrá seguir haciéndolo en ese refugio de auténticas libertades que es "El Rincón del Nómada", donde todo el que se acerque es bien recibido. Ya conocéis el camino, es un lugar seguro y acogedor en el que la libertad es absoluta y no caben denuncias ni normas inquisitoriales.

Y si alguien desea estar informado inmediatamente de cualquier nueva publicación en mi blog, sólo tienen que poner la dirección de su correo electrónico en la ventanita situada en la columna de la derecha, bajo las fotos de los seguidores, y recibirán los avisos sin falta, con mi gratitud, porque soy consciente de que con esta decisión las visitas a mi rincón se reducirán ostensiblemente, lo que francamente no me preocupa puesto que siempre y en todo prefiero la calidad a la cantidad.

Así pues, de momento y por tiempo indefinido, seré poco visible en facebook. Vaya para todos mi más cariñoso abrazo con el mayor y más sincero agradecimiento por las muestras de apoyo y solidaridad recibidas durante mi reclusión forzosa, en este período de privación de libertad de expresión que me abstengo de calificar para no herir la frágil sensibilidad de mis denunciantes. Para mis muchos buenos amigos de verdad, no tengo palabras capaces de expresar mi cariño y gratitud como merecen, sobre todo por haber mantenido vivo mi muro durante mi forzada ausencia, llenando mi corazón de los mejores sentimientos. Confío en que me disculpéis por no poder contestar a la abrumadora cantidad de todos vuestros mensajes uno por uno. ¡Sois incomparables!

Hasta siempre, con el firme deseo de que la vida dé, a todos mis conocidos de facebook sin excepción, lo mismo que a mí me ha sido dado por cada uno de ellos.

¡Salud y paz!

Solo por hoy no me encolerizaré ni estaré enfadado.
Solo por hoy no estaré preocupado.
Solo por hoy agradeceré la vida y sus muchas bendiciones.
Solo por hoy realizaré mi trabajo feliz y honestamente.
Solo por hoy seré amable y respetaré a todos los seres vivos.

Pero solo tengo dos mejillas para poner y ya están consumidas.

FRM [25/01/2017]

lunes, 23 de enero de 2017

Esta noche

Foto propia, desde mi ventana.

Esta noche la luna descansa. Ha bajado hasta el suelo empapando mi morada. Reposa cansada en un frío lecho de tierra mojada. Y yo la miro hipnotizado desde mi ventana. No puedo dormir y, en la vigilia, sueño que me musita una nana con sus húmedos labios de nácar. Tan cerca... tan lejana. Tan dentro de mí, su luz blanca... al otro lado de mi ventana, con mis huellas grabadas.

FRM [23/01/2013]


domingo, 22 de enero de 2017

Graffitis virtuales

Foto propia, paseando por Madrid.

Mientras la "Normativa comunitaria" de facebook no prohíba "manchar los muros", la única solución para vivir tranquilo es practicar el graffiti virtual. O sea, escribir palabras inexistentes y carentes de sentido, pero con colorines vistosos, para hacer bonito sin que se entienda nada.

Hagamos el humor donde se proscribe hacer el amor.

FRM [22/01/2017]

Ya han pasado tres años

Manuel Leguineche "Manu"

Otro inolvidable día triste...

Se dice que, en este país envidioso y cainita, para que hablen bien de uno hay que morirse.

Pues bien, en el caso de Manuel Leguineche, eso no es cierto. De Manu siempre se habló bien y no he conocido ni sabido de nadie que no lo hiciera así.

Gran e indómito viajero, hoy ha emprendido el último y mayor de sus viajes. Nos deja el mejor de los recuerdos. El de un hombre bueno y noble, humilde maestro de su oficio al que amaba tanto como viajar, la buena mesa sencilla y el paladeo de un buen vino al amor de la charla amigable que nunca rehuía, para disfrutarla y, sobre todo, hacer disfrutar a sus interlocutores.

Un día dijiste: "A un viaje hay que ir documentado, llorado, solo, ligero de equipaje, con espacio para la improvisación y con sentido del humor".

Esta mañana has partido desde tu vivienda alcarreña en Brihuega que alternabas con tu cercano y tranquilo refugio en la montaña, entre Torija y Torre del Burgo, cuyo acceso era casi invisible para todo el que no lo conociese. Tan discreto como tú... Nos dejas la herencia de tus libros, tu buen hacer periodístico y, muy especialmente, tu gigantesca bonhomía. Gracias por tu generosa herencia, Manu.

Ojalá que germine la semilla de la gran frase que un día pronunciaste: “Estoy aquí para demostrar que todas las guerras se pierden”.

Hasta siempre, Manu Leguineche. Grande de verdad.

FRM [22/01/2014]

sábado, 21 de enero de 2017

Sensual virginidad

Foto propia. Estrenando libreta.

Te contemplo extasiado,
virginal contenedor de placer inimaginable.
Saboreo con deleite la expectativa
que tu entrega promete
y, sin poder contenerme,
te abro hipnotizado por tu interior,
descubriendo tu guardada intimidad.
Acaricio sensualmente
la suave superficie de tu simetría
antes púdicamente encubierta,
fascinado por esa blancura que me incita.
Con tierna firmeza
apoyo excitado mi pluma descubierta,
para consumar nuestra íntima unión...

Y en nuestra primera noche juntos
te escribo con húmeda tinta...
"Te amo".

¡Cómo disfruto estrenando libretas!

FRM [20/01/2017]

viernes, 20 de enero de 2017

Crónicas de amor negro (30) - Arcos y arcadas

Con los años, la experiencia con algunas relaciones lleva a comprender por qué las arcadas se derivan de los arcos y sus pasos y salidas se denominan vomitorios.

FRM [07/09/2016]

Foto propia. A veces el negativo aporta claridad.

jueves, 19 de enero de 2017

El mejor amigo

Quien no ha recibido un amor enorme, infinito, leal y desinteresado...

Quien no ha sentido la cálida, confortable y silenciosa compañía de un ser cuya máxima felicidad es estar contigo...

Quien no ha visto el cariño, la admiración, el respeto y la entrega expectante en una mirada húmeda y tierna...

Ese... pobre infeliz, nunca ha tenido a un perro por amigo.

FRM [19/01/2014]

"Lobo" y yo (mi mano), 1996